El detenido es parte integrante de un conjunto que administraba los restos de forma ilegal y sin control

    PALMA, 28 May.

    La Guarda Civil ha detenido a una persona por un supuesto delito ecológico en el vertedero ilegal de Son Güells, en Palma. Según parece, el detenido es parte integrante de un conjunto que cobraba por administrar los restos de forma ilegal y depositarlos sin control.

    La investigación es llevada a cabo por el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) y no se descarta que haya nuevas detenciones en las próximas horas.

    Conforme ha explicado la Guarda Civil, a fines del pasado año, el Municipio de Palma pidió la cooperación del Seprona con el objetivo de descubrir la identidad de los responsables del vertido de todo género de restos en una finca cercana al Estadi Abalear.

    A causa de esta solicitud, los agentes abrieron la operación 'Stercus', en la que tras múltiples meses de investigación, se observó como los ahora detenidos cobraban por administrar los restos de forma ilegal y sin ningún género de autorización y control.

    Del mismo modo se verificó como empresas y particulares han empleado este punto para deshacerse de todo género de restos por un coste menor al que lo harían en un punto autorizado. Además de esto, una parte de los restos han acabado en una compañía de reciclaje de forma fraudulenta.

    Entre las gestiones llevadas a cabo por agentes del Seprona se halla la petición de un informe preliminar a la Conselleria de Medio ambiente y Territorio, sobre la posible polución que pudiese causar los vertidos que había en la finca. En el informe, Medio ambiente concluyó que los restos podían suponer un peligro para la salud de las personas y el medio ambiente.

    Ese viernes se han registrado las instalaciones, examinado los restos y se ha tomado muestras del terreno. Los guardas civiles han comprobado la enorme cantidad de restos guardados, muchos de ellos clasificados como peligrosos para el medio ambiente, como son los automóviles abandonados sin descontaminar, gran cantidad de neveras y aparatos eléctricos, maderas tratadas y vidrieras de todo género.

    Con la cooperación del Instituto Geológico y Minero se ha comenzado una investigación sobre la posible polución de aguas subterráneas. Además de esto por la parte del Servei de Residus i Sols Contaminats, se tomaron muestras del terreno y al lado del Seprona han inspeccionado centros gestores de restos y empresas productoras de restos. Del mismo modo se ha contado con la cooperación de un técnico de Emaya.


    Buscar
    Quizás te interese...