PALMA, 21 Ene.

    La hostelería volverá a salir este viernes a la calle en Palma para protestar contra el cierre del campo y demandar más ayudas, en una marcha motorizada que va a partir a las 11.00 horas del Camino Marítimo, a la altura de la Catedral.

    La marcha recorrerá la Avenida Gabriel Roca hasta el Parc de Sa Feixina, donde se desviará cara las avenidas; tras hacer todo el recorrido de avenidas volverá al Camino Marítimo y acabará frente al Consolat de Mar, sede del Govern abalear.

    Los asistentes deben ir montados en sus automóviles para cumplir con las limitaciones por el COVID-19, aunque desde la organización prevén que va a haber personas a pie. Con todo, los organizadores aseveran que no se hacen responsables de quienes vayan caminando o bien quienes se salgan del recorrido.

    Los convocantes de la manifestación han creado una plataforma llamada 'Resistencia balear' para propagar sus ideas. Entre los impulsores se halla Víctor Sánchez, que fomentó la concentración del pasado 12 de enero.

    La manifestación de la semana pasada se hizo sin autorización y reunió a unas 4.000 personas. Sánchez se encara a una sanción por esta razón y estima que la de este viernes será de nuevo masiva.

    Conforme explicó Sánchez en declaraciones a Europa Press, con la marcha reclamarán que las ayudas anunciadas por el Govern "no llegarán a todos y cada uno de los sectores" y que "son medidas que no valen". El Ejecutivo ha aprobado, al lado de los Consells Insulars, ayudas de 1.500 euros mensuales a lo largo de 3 meses a bares, restoranes y gimnasios cerrados por el COVID-19.

    La Delegación del Gobierno avanzaba el martes que sancionará a 7 personas por la manifestación contra el cierre de la hostelería, múltiples de ellos por insultar a policías y también incitar violencia contra ellos, y asimismo por llamar a ocupar edificios públicos.


    Buscar
    Quizás te interese...