El Servicio de Epidemiología comprueba el descenso de la incidencia amontonada en Ibiza

    Las personas entre 39 y 49 años son el conjunto de edad más afectado

    Desde el comienzo de la pandemia se han detectado 240 brotes, con una media de 7 positivos

    PALMA DE MALLORCA, 16 Oct.

    La incidencia amontonada (IA) de la COVID-19 en los últimos 14 días en el conjunto de Baleares ha bajado de 141,7 el día 3 de octubre a 125,6 casos por 100.000 habitantes el 15 de octubre, tal y como se desprende del último informe del Servicio de Epidemiología de la Dirección General de Salud Pública.

    Se comprueba, además de esto, un descenso en múltiples zonas de Ibiza donde se han llevado a cabo acciones concretas para frenar la propagación de la pandemia como los cribados, los planes de intervención comunitaria y las medidas limitadoras.

    Por islas, el descenso más esencial se registra en Formentera, donde los últimos 14 días no se ha registrado ningún caso, y en Ibiza, donde baja de 252,8 el 3 de octubre a 148,1 casos por 100.000 habitantes el día 15 de octubre.

    En Mallorca se registra una ligera minoración, y la IA amontonada de los últimos 14 días ha pasado de 135,8 casos por 100.000 habitantes a 131,2.

    Por contra, en Menorca se ha producido un incremento de la IA a 14 días, que pasa de 24,6 a 52,5 casos por 100.000 habitantes, un tanto más del doble.

    De este modo se comprueba en el último informe sobre la evolución del SARS-CoV-2 en la comunidad, elaborado por el Servicio abalear de Epidemiología, estudio que contrasta los casos diagnosticados entre las 2 últimas semanas: entre el 30 de septiembre y el 6 de octubre y el 7 y el 15 de octubre.

    El estudio comprueba como la acción comunitaria, el seguimiento de casos, la información pública y la responsabilidad de la ciudadanía han logrado reducir el número de casos múltiples zonas de las Islas.

    Los datos del informe del Servicio de Epidemiología se refieren a casos verificados y confirmados a día 15 de octubre por el propio Servicio.

    Entre los datos facilitados figuran las tasas de incidencia amontonada por ayuntamientos. Estos datos pueden cambiar respecto de las que ofrece muy puntualmente la Conselleria de Salud y Consumo y que tienen como referencia la positividad de las pruebas PCR, indicador que asimismo se considera válido para tener información diaria de la evolución de la pandemia de COVID-19.

    En el caso de Ibiza, por servirnos de un ejemplo, el informe pone de manifiesto esenciales bajadas en zonas básicas de salud donde se han puesto en marcha medidas auxiliares para prevenir la propagación de la pandemia, como Es Viver, que pasa de 1,88 a 0,98 casos por 1.000 habitantes; Vila, que pasa de 2,20 a 1,42 casos por millar de personas, o bien Sant Antoni, que pasa de 0,77 a 0,71. En Sant Josep, por contra, se ha producido un ligero incremento y pasa de 0,39 a 0,47 casos por 1.000 habitantes.

    En Mallorca, resalta la bajada en Emili Darder (Palma), que pasa de 1,36 a 0,60; en Binissalem, que pasa de 0,99 a 0,30, y en Inca, que pasa de 1,34 a 1,06 casos por millar de personas. Sube, en cambio, en Son Pisà (Palma), que pasa de 0,87 a 1,46; en Manacor, que aumenta de 0,87 a 1,23, y en Felanitx, donde sube de 0,05 a 1,12 por 1.000 habitantes.

    En la isla de Menorca, resaltan las subidas en Mahón, que pasa de 0,04 a 0,85, y Ciutadella, que pasa de no tener ningún caso a tener una tasa de 0,35 por mil habitantes.

    PERFIL DEL AFECTADO

    El informe de Epidemiología asimismo establece que la enfermedad ha perjudicado prácticamente igual mujeres (51 por ciento) y hombres (49 por ciento) y que, por conjuntos de edad, los más abundantes prosiguen siendo las personas de entre 30-39 años (2.937), seguidos de los de 40-49 (2.855) y de 20-29 (2.680).

    Del total de casos detectados, la mayor parte (un 49,3 por ciento) tenían entre 20-49 años, un 21,7 por ciento tenían entre 50 y 69 años, un 16,5 por ciento eran menores de 19 años y un 12, 5 por ciento mayores de 70 años.

    Además de esto, un 65,56 por ciento de los 16.112 casos verificados por Epidemiología hasta la data de cierre del informe presentó síntomas, al paso que un 34,44 por ciento fue asintomático. Un 3,4 por ciento era trabajador de un centro sanitario y un 1,4 por ciento trabajaba como sociosanitario.

    240 BROTES DETECTADOS

    En lo que se refiere a los brotes -agrupaciones de 3 casos o bien más de COVID-19-, el Servicio de Epidemiología resalta que se han detectado hasta 240 desde el principio de la pandemia en las Islas Baleares.

    En conjunto, se han diagnosticado 1.634 casos positivos asociados y el 46,5 por ciento de estos casos (759) presentó síntomas. Un 36 por ciento de los brotes (87) fueron de campo familiar, un 22 por ciento (52) fueron producidos debido a asambleas sociales y un 15 por ciento (36) eran de campo laboral.

    En 233 brotes el caso primario era autóctono. La media de casos por brote detectado en las Islas ha sido de 7 positivos.


    Buscar
    Quizás te interese...