La incidencia a 14 días ha pasado de 244 casos por cada 100.000 habitantes a 268

    PALMA DE MALLORCA, 13 Nov.

    La incidencia amontonada de la COVID-19 en los últimos 14 días en el conjunto de Baleares ha moderado su incremento en la última semana y si bien ha pasado de 244,8 casos por cada 100.000 habitantes a 268,0, esta subida es más suave que la registrada la semana precedente.

    Conforme ha informado la Conselleria de Salud este viernes en nota de prensa, estos datos han sido recogidos en el informe 25 del Servicio tirotear de Epidemiología publicado esta jornada, el que contiene información hasta el 9 de noviembre.

    En concreto, la incidencia amontonada a 14 días --del pasado 27 de octubre al día 9 de noviembre-- ha subido menos de un 10 por ciento y en el precedente --cuando se pasó de 192,4 casos a 244,8, entre el 20 de octubre y el 2 de noviembre-- la subida rozó el 30 por ciento .

    Por islas, en el caso de Ibiza ya la incidencia amontonada a 14 días se ha mantenido estable en una semana --de 332,6 casos a 339,4-- e inclusive ha bajado en la incidencia amontonada a 7 días --que pasa de 187, 3 casos por cada 100.000 habitantes a 142--, como en el caso de Formentera --de 41,3 a 33--.

    Cuando Menorca, la tasa de incidencia amontonada a 14 días ha sufrido un descenso --de 123,1 a 97,4-- pero la de los últimos días se ha aumentado tenuemente --de 45,0 a 50,3--.

    Por último, en la isla de Mallorca, las dos tasas han ido en alza, la incidencia amontonada a 14 días pasa de 245,4 a 276,4 y la de 7 días de 126,7 a 147,3.

    Este nuevo estudio técnico ha constatado que del 27 de octubre al 9 de noviembre se diagnosticaron 3.080 casos en Baleares --502 en Ibiza, 10 en Formentera, 2.477 en Mallorca y 91 en Menorca--, y de estos 1.581 los últimos 7 días, del 3 al 9 de noviembre --210 en Ibiza, 4 en Formentera, 1.320 en Mallorca y 47 en Menorca--.

    MUNICIPIOS Y ZONAS BÁSICAS DE SALUD

    También, entre los datos facilitados en este estudio han figurado las tasas de incidencia amontonada por ayuntamientos y por zonas básicas de salud. Estos datos pueden cambiar respecto de aquellos que ofrece diariamente la Conselleria de Salud y Consumo y que tienen como referencia la positividad de las pruebas PCR, indicador que asimismo se considera válido para tener información diaria de la evolución de la pandemia de COVID-19.

    Por ayuntamientos, los que se han mantenido con una incidencia más alta por cada 1.000 habitantes --contando el total de casos registrados hasta el 10 de noviembre y también incluyendo los diagnósticos en geriátricos-- han sido, por este orden, el ayuntamiento mallorquín de Sant Joan con 49,81, seguido de Ibiza con una tasa de 32,02, Montuïri con 31,25, Palma con 25,04 casos, Vilafranca con 23,08 y Ariany con 23,04. Tanto en el caso de Sant Joan, Montuïri y en menor medida Palma y también Ibiza, han sufrido esenciales brotes en sus viviendas que han disparado la incidencia.

    Al contrario, los ayuntamientos menos perjudicados han continuado siendo Fornalutx (0), Ferreries (1,05), Es Migjorn (1,42) o bien Santa Eugènia (3,2).

    En lo que se refiere a zonas básicas de Salud, el Servicio de Epidemiología ha hecho una comparativa entre los diagnósticos entre la semana del 27 de octubre al 2 de noviembre y del 3 al 9 de noviembre, en la que se ha constatado como el número casos diagnosticados ha subido en 30 zonas, ha bajado en 26 de ellas y en 2 se ha mantenido igual.

    En números absolutos, la que más ha subido el número de casos ha sido Pollença, con 33 diagnósticos más que la semana precedente --de 16 a 49-- y también Inca, con 30 casos más --de 58 a 88-- o bien Porto Cristo con 25 casos más, de 23 a 48 contagios de coronavirus confirmados.

    Al contrario, se han reducido de forma notable en Vila, --con 34 casos menos de una semana a otra, pasando de 102 casos a 68-- y en Es Viver con 32 diagnósticos menos --de 82 a 50--, como en Manacor, donde se han encontrado 27 positivos menos que la semana precedente --de 111 a 84--. Estas 3 áreas básicas de salud están sometidas a limitaciones singulares para reducir la incidencia de coronavirus.

    Con respecto a la tasa de la incidencia de los casos por cada 1.000 habitantes, el área que registró su cifra más elevada del 3 al 9 de noviembre ha sido Porto Cristo, con 4,08 casos, seguido de Pollença con 2,99, Vila con 2,93 y Santanyí con 2,75.

    PERFIL DE LA PERSONA AFECTADA POR COVID-19 EN BALEARES

    En conjunto, desde el principio de la pandemia y hasta el día 10 de noviembre, el Servicio tirotear de Epidemiología ha ratificado 21.254 diagnósticos positivos de SARS-CoV-2 en la comunidad --3.108 en Ibiza, 155 en Formentera, 17.351 en Mallorca y 640 en Menorca--, un 70 por ciento --14.888-- de los que han presentado síntomas, al paso que un 30 por ciento --6.366-- han sido asintomáticos.

    Un total de 229 casos diagnosticados han sido clasificados como casos llegados de otras comunidades autónomas y 137 importados de otros países. Otros 917 han sido usuarios de viviendas geriátricas y 1.026, sanitarios. Por último, 383 muertes han sido ratificadas como causa de la COVID-19 hasta el momento en que se ha cerrado la preparación de este informe.

    Además, desde el 11 de mayo --cuando entró en vigor la nueva estrategia de diagnósticos por la parte del Ministerio-- la mitad de los casos --9.599-- eran contactos de un caso identificado, un 25 por ciento de los casos --4.701-- eran contactos que estaban en seguimiento, y un 9 por ciento --1.685-- eran casos asociados a brotes.

    El informe de Epidemiología asimismo ha hecho un análisis completo del perfil de personas perjudicadas por la COVID-19 desde el principio de la pandemia, estableciendo que el virus ha perjudicado prácticamente igual mujeres --10.873 casos, 51 por ciento del total-- y hombres --10.381 casos, 49 por ciento del total-- y que, por conjuntos de edad, los más abundantes han sido las personas de entre 40-49 años --3.783-- seguidos de los de 30-39 años --3.760-- y de 20-29 --3.452--.

    Del total de casos detectados en el mes de octubre y noviembre, la mayor parte --un 49,4 por ciento -- tenían entre 20-49 años, un 23 por ciento tenían entre 50 y 69 años, un 17,3 por ciento eran menores de 19 años y un 10,3 por ciento mayores de 70 años.

    UN TOTAL DE 315 BROTES DETECTADOS

    El informe 25 elaborado por el Servicio tirotear de Epidemiología ha ofrecido, además de esto, extensa información sobre brotes --agrupaciones de 3 casos o bien más de COVID-19--.

    Hasta la publicación del estudio, en Baleares se han detectado hasta 315 desde el principio de la pandemia, 18 de ellos la última semana, y 92 con investigación todavía abierta.

    En conjunto, se han diagnosticado 2.348 casos positivos asociados --más o menos el 11 por ciento del total--. El 50 por ciento de estos casos --1.179-- ha presentado síntomas, además de esto un 31 por ciento de los brotes --100-- han sido de campo familiar, un 21 por ciento (67) de campo mixto, y un 19 por ciento (61) se han producido debido a asambleas sociales.

    En 306 brotes el caso primario era autóctono. La media de casos por brote detectado en las Islas ha sido de 7 positivos, los mínimos han registrado 3 casos y el máximo --caso de vivienda geriátrica-- tuvo 94 casos asociados.

    Por franjas de edad, en los positivos ligados a brotes, la más abundante ha sido la de personas entre 30-39 años --249 casos--, seguida de la de 20 a 29 --248-- y la de 40 a 49 años --237 casos--.

    Mientras que, por zonas básicas de salud la que ha registrado un mayor número de positivos asociados a brotes ha sido la de Inca, con 116 diagnósticos relacionados, seguido de Es Viver (80), Villafranca (73) y Serra Nord (72).


    Buscar
    Quizás te interese...