PALMA, 3 Feb.

    La Policía Nacional ha impedido este miércoles una actividad organizada por la plataforma 'Resistencia balear' en la plaza Mayor de Palma, en la que iban a participar más de 200 personas, conforme el cómputo temporal de la Policía.

    La actividad convocada era un reparto de comestibles y productos de primera necesidad, aunque en ciertos canales vinculados al movimiento los adeptos habían difundido la convocatoria como una nueva concentración de queja.

    En este sentido, la Delegación del Gobierno en Baleares no había recibido ninguna comunicación para efectuar una manifestación. La plataforma tampoco tenía permiso para repartir comestibles o bien poner una parada en la plaza.

    Además de esto, hoy en día las asambleas de no convivientes están prohibidas en Mallorca por el nivel 4 de alarma sanitaria. Por motivos como éstos, la Policía ha impedido hacer la actividad para eludir aglomeraciones.

    Uno de los portavoces de 'Resistencia balear', Víctor Sánchez, ha explicado a Europa Press que en el momento de la convocatoria se han encontrado bloqueados los accesos a la plaza. Sánchez ha informado de que estaba allá una esencial dotación de efectivos policiales, que le han recomendado suspender el acto.

    Conforme Sánchez, desde la Policía le han indicado que si se hacía la actividad procederían a identificar a los participantes para imponer posibles sanciones.

    Por último no se ha llegado a poner ninguna mesa y los cooperadores del movimiento se han llevado los comestibles que habían traído al bar La Balanguera, un local que están usando como almacén. Sánchez ha explicado que todos cada miércoles efectúan repartos de comida a los más desfavorecidos.

    Por otra parte, Sánchez ha criticado que se hiciese pública la imposición de multas por la manifestación del pasado sábado antes que se comunicasen las sanciones formalmente a los perjudicados.

    Del mismo modo, ha asegurado que no tiene capacidad económica para encarar las multas. "Ya estaba arruinado", ha apuntado, protestando por el cierre de su negocio por las medidas contra el COVID-19.

    'Resistencia balear' ha organizado en el último mes distintas manifestaciones pidiendo la renuncia de la presidente del Govern, Francina Armengol, tras dictaminarse el cierre de bares, restaurants, gimnasios y otros negocios en Mallorca. La primera de ellas, que se hizo sin autorización, reunió a unas 4.000 personas; las próximas se convocaron con permiso como marcha motorizada mas numerosas personas se sumaron a pie.


    Buscar
    Quizás te interese...