PALMA, 3 Abr.

    Especialistas en el tratamiento de adicción a las pantallas entre los jóvenes apuntan la prevención con los familiares como uno de los ejes esenciales para frenar el levanta de esta conducta adictiva que, en Baleares, ha crecido en el último año por el confinamiento.

    Específicamente, conforme datos compendiados por la Unidad de Conducta Adictiva (UCA) Jove, del IbSalut, en 2020 fueron acogidos un total de 13 jóvenes de entre 14 y 21 años por trastorno por empleo apremiante de internet, al paso que en los 3 primeros meses de 2021 ya van 10 casos diagnosticados.

    Gabriel y María fueron 2 de los jóvenes diagnosticados con esta conducta adictiva por UCA Jove en 2020. Desde ese momento son tratados para procurar mitigar su 'enganche' a estar delante del computador. El padre de María narra de qué forma su hija, de 17 años de edad, fue derivada desde Son Espases, donde la joven es tratada por Trastorno de Déficit de Atención (TDA), a fin de que la atendiesen en UCA Jove.

    Él reconoce que "todo empezó en el confinamiento" con las clases 'online'. "La pequeña pasaba un buen tiempo delante del PC y se enganchó rapidísimo a redes sociales como Tick Tock, a estar horas usando el móvil", explica el progenitor, quien acepta que siendo padre divorciado ha sido "más simple engañarle".

    Exactamente los mismos recuerdos cuenta la madre de Gabriel, quien asegura que el confinamiento a lo largo del primer estado de alarma desembocó en que su hijo jugase "demasiado" a juegos 'online'. Ella apunta el punto de cambio en el hecho de no tener que ir al colegio: "Para él era lo mejor al tener las clases 'online'. Al final no estudiaba, estaba encantado con tener el computador para jugar todo el tiempo".

    Los 2 progenitores coinciden en la "impotencia" por saber de qué forma actuar frente a una situación de esta forma. "En ocasiones siento que no hago las cosas bien, otras que me paso de déspota. Creo que me faltan herramientas, conocer un tanto más para saber de qué forma pararlo", señala la madre de Gabriel.

    Exactamente, la directiva del programa de tratamiento Cíber de Proyecte Home Balears, Gisela López, destaca el incremento de demandas de capacitación en prevención tanto de profesionales como de centros de educación y familiares.

    Esta prevención se da por medio de conversas informativas y talleres en Projecte Home Balears. Conforme López, "los responsables somos los adultos" por consiguiente resalta la necesidad de "tener conciencia en qué momento es un inconveniente que tu hijo pase mucha horas delante de una pantalla".

    Para la directiva del programa Cíber, que en nuestros días atiende a 22 personas en las Islas, "con el tiempo no es tan destacable el dispositivo sino más bien el empleo que tenga en mi vida así sea YouTube, redes sociales, juegos, etc".

    Desde Projecte Hombre trabajan la mejora de la comunicación en la familia, la administración sensible, la resolución de enfrentamientos, el comprender de qué manera marcha un adolescente y conceptos básicos de la tecnología. "Los jóvenes llevan ventajas pues hay un salto generacional en lo que se refiere al conocimiento de la tecnología y se debe trabajar", explica Gisela López.

    En este punto, la sicóloga encargada de la UCA Jove del IBSalut, Catalina Morey, va un tanto más allí y apunta ciertas pautas "de sentido común" para prevenir esta clase de adicción.

    Entre otros muchos puntos, cuenta tener el computador fuera de la habitación en un sitio común del hogar, retrasar la adquisición del móvil a una edad lo después posible y poner un control parental para revisar cuántas horas pasa el joven en Internet y qué paginas visita.

    Para Morey, la familia es "fundamental" tanto en la prevención como el tratamiento. "Muy frecuentemente exactamente los mismos progenitores ignoran que los juegos están clasificados por edades y, por servirnos de un ejemplo, adquieren uno para su hijo de 15 años que está clasificado para mayores de 18", comenta.

    Por este motivo, apuesta por el hecho de que los progenitores sean "más proactivos" dadas estas nuevas conductas de los jóvenes y "menos reactivos" para lograr una "mayor anticipación" a los inconvenientes.

    LAS CONSECUENCIAS DE LA PANDEMIA

    Desde UCA Jove y Projecte Home coinciden en que las consecuencias de la pandemia en la relación de los jóvenes con Internet, el computador o bien el móvil "todavía no las sabemos", mas afirman que "lo esencial es saber emplear las nuevas tecnologías a fin de que las actitudes virtuales sean sanas".

    Cuando no lo son, aparecen síntomas claros de adicción sencillamente detectables como la preocupación con pensamientos anticipatorios de en qué momento se deben conectar, el aumento de horas delante de un PC para conseguir mayor satisfacción, cambios de humor en el estado anímico, irritabilidad y falta de sueño.

    Además de esto, para ser diagnosticado como persona adepta a las pantallas, el profesional sanitario debe revisar que el joven ha perdido ocasiones o bien relaciones, que haya dejado los estudios o bien, aun, se haya apartado llegando a usar la patraña con progenitores, terapeutas y médicos. Entre estos criterios, por lo menos se deben dar 5 para ser diagnosticado por UCA Jove.

    Una adicción que, en ciertas ocasiones, va relacionado con el juego, las compras 'online' o bien el sexo; y una atención sanitaria reforzada actualmente derivada de la concienciación social frente a las consecuencias de un mal empleo de internet.


    Buscar
    Quizás te interese...