En la primera fase se han invertido más de 279.000 euros en actuaciones sobre unas 30 hectáreas

    PALMA, 21 Ene.

    El conseller de Medio ambiente y Territorio, Miquel Mir, el directivo general de Espacios Naturales y Biodiversidad, Llorenç Pero, y el gerente del IBANAT, Joan Ramon, han visitado este jueves la zona perjudicada por el temporal de finales de agosto en Banyalbufar, Esporles y Valldemossa que termina de comenzar la segunda fase de restauración, que prevé actuaciones sobre unas 80 hectáreas de terreno.

    A lo largo de la vista, técnicos del departamento de Administración Forestal han explicado que el mes pasado de diciembre concluyeron los trabajos previstos en la primera fase de urgencia y contemplados en el plan de restauración ambiental. Estos trabajos han tenido un costo de 279.949 euros y han abarcado una superficie total de 30,33 hectáreas forestales.

    Este año, conforme han explicado en una nota de prensa, se prevé la realización de actuaciones en unas 80 hectáreas forestales con un costo previsto de 849.842 euros.

    Mir ha agradecido "el gran esfuerzo" de todo el personal del IBANAT y la Conselleria y ha destacado la relevancia de haber ejecutado con celeridad las actuaciones de urgencia, pues ha tolerado mitigar el peligro de incendio forestal y actuar contra el peligro de erosión del suelo.

    Conforme han apuntado, en la segunda fase se prevé hacer en esta segunda fase distintas actuaciones como la faja de defensa y reducción del comburente forestal en las inmediacions de la Ma-10, caminos estratégicos y en los puntos críticos de peligro de incendio forestal, con una extensión de trabajo de 43 hectáreas.

    Además de esto, asimismo están previstos trabajos de restauración del paisaje forestal perjudicado --10 hectáreas--, como tareas silvícolas de mejora del encinar, mediando podas y aclarados de los árboles dañados --10 hectáreas.

    La previsión es efectuar fajinas vegetales para la prevención de la erosión en zonas de elevada pendiente y de bastante difícil acceso en unas 5 hectáreas, como desmenuzar los restos forestales generados a lo largo de los trabajos de restauración.

    Para prevenir plagas forestales, se instalarán 170 trampas de feromonas para perforadores --Tomicus destruens y Orthotomicus erosus.

    TRABAJOS EN LA PRIMERA FASE

    En lo que se refiere a la primera fase, se han procesado unos 13.163 árboles --mayoritariamente pinos-- perjudicados por el temporal. Esto supone unas 5.989 toneladas de biomasa de las que, una parte significativa se ha aprovechado para la industria forestal local.

    El resto de la biomasa generada se ha incorporado a través de la trituración en suelo in situ y una parte transportada al Bosque de Bellver (Palma), lo que supone una aportación auxiliar de materia orgánica como la creación de un lecho protector que, en aquellas zonas desnudas de flora, prevendrá la erosión.

    Asimismo se han retirado pies con peligro grave de caída en los ambientes de la interfase urbano-forestal (IUF), en la urbanización des Port des Canonge.

    En esta línea, se han retirado y triturado pies perjudicados en los márgenes de los viales, a través de la realización de una faja de defensa y la reducción del comburente forestal cerca de la carretera de acceso al Port des Canonge y en las proximidades de la Ma-10 entre los quilómetros 83 y 85.

    Se ha extraído arbolado dañado en los hábitats forestales para la restauración paisajística y disminuir al mínimo el peligro de plagas y enfermedades forestales en la zona del Coll de sa Bastida.

    Además de esto, a lo largo de esta primera fase de urgencia el IBANAT ha llevado a cabo la retirada y trituración de los árboles caídos al camino de la Volta des General, para restituir el empleo público y se ha recuperado la faja de prevención de incendios de Es Coll d'en Claret.


    Buscar
    Quizás te interese...