PALMA, 5 Feb.

    Las familias y empresas que se declararon en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) frente a la imposibilidad de encarar sus pagos y deudas subieron un 5,9 por ciento en Baleares a lo largo de todo 2020, hasta sumar 179, diez más que el año precedente.

    De esta forma lo recoge la Estadística de Procedimiento Concursal del INE (Instituto Nacional de Estadística) publicada este viernes. De estos concursos, 109 afectan a empresas (21 personas físicas con actividad empresarial, 6 sociedades anónimas, 80 sociedades de responsabilidad limitada y 2 de otro tipo) y 70 corresponden a personas físicas sin actividad empresarial.

    Por género de concurso, la mayor parte fueron voluntarios (174), y por procedimiento abreviado (159). En ningún caso existía una propuesta adelantada.

    Veinta las compañías concursadas se dedicaban a la hostelería, lo que refleja el impacto del COVID-19 en el tejido productivo de Baleares. Asimismo resaltan los concursos en el ámbito de la construcción (15) y el comercio al por menor (14).

    Por tramo de asalariados, la mayoría eran empresas pequeñas: sin asalariados (21), de uno a 2 trabajadores (30), o bien de 3 a 5 (20). 3 de ellas tenían más de 100 empleados.

    Por volumen de negocio, la mayor parte se ubican bajo los 500.000 euros (43 hasta 250.000 euros y 21.000 hasta 500.000) y 4 superaban los diez millones.

    Por antigüedad, 35 de ellas tenían menos de 4 años, y solo 19 tenían más de 20 años de recorrido.

    Únicamente en el mes de diciembre constan 49 familias y empresas que se declararon en concurso de acreedores, 5 más que el año precedente. Solo uno de esos concursos fue preciso, y el resto voluntarios. La mayor parte se hicieron por procedimiento abreviado y todos sin propuesta adelantada. Un total de 12 concursos afectaban a personas físicas sin actividad empresarial; 7 concursos eran de empresas de hostelería.


    Buscar
    Quizás te interese...