Presuntamente, una amiga de las pequeñas ejercitaba como "captadora"

    La Fiscalía acusa a uno de los procesados de abonar 3.000 euros a una menor para tener relaciones íntimas completas con ella

    PALMA DE MALLORCA, 6 Nov.

    Los 2 hombres juzgados este viernes en la Audiencia Provincial por múltiples delitos de corrupción de menores y de abuso sexual, por presuntamente abonar a menores a cambio de sexo y prácticas fetichistas, se han protegido asegurando que pensaban que las chicas eran mayores de edad.

    Múltiples de las víctimas eran menores tuteladas y radicaban en centros singulares de acogida. Los acusados son un de España de 64 años, acusado de 2 delitos de corrupción de menores, y un nigeriano de 39, acusado de múltiples delitos de corrupción de menores y otro de abuso sexual sobre menor de 16 años con acceso carnal. La Fiscalía solicita para los dos penas que suman 23 años de prisión.

    Los 2 hombres han afirmado en el juicio que les afirmaron que eran adultas. Aun, uno de ellos ha sostenido que una de las víctimas le había mandado una copia de un documento de identidad falso para persuadirle de que era mayor de edad.

    El hombre nigeriano ha negado que hubiese cualquier tipo de pago a cambio de tener relaciones, mas el otro ha aceptado que múltiples veces dio a las chicas billetes de 20 o bien 50 euros o bien les invitó a cenar o bien al cine, a cambio de prácticas fetichistas en las que actuaba como 'esclavo'.

    LA FISCALÍA SOSTIENE QUE SÍ SABÍAN QUE ERAN MENORES

    Conforme la Fiscalía, el de España se relacionaba con menores, sosteniendo contacto con ellas a través del móvil y concertando citas a través de la intermediación de otra menor amiga de las víctimas. El escrito de acusación apunta sobre esto que la Fiscalía de Menores conoce la actividad como "captadora" de esta menor.

    La Fiscalía mantiene que el acusado sostuvo encuentros con las chicas, a sabiendas de que eran menores, en sus domicilios o bien en lugares al aire libre distanciados de la vista pública, y que les planteaba efectuar prácticas "de naturaleza sado o bien fetichista".

    La acusación pública agrega que a cambio les entregaba dinero o bien las invitaba a comer o bien al cine, y aporta detalles sobre las prácticas que presuntamente les pedía efectuar, en las que el acusado actuaba como "esclavo". Una de estas menores se hallaba en situación de tutela administrativa por desamparo.

    En lo que se refiere al segundo acusado, se trata de un hombre de origen nigeriano que fue detenido en el mes de octubre de 2019. El Ministerio Público señala que, del mismo modo que el precedente, presuntamente sostenía contactos con menores y concertaba citas con ellas, en un caso así en hoteles de Palmanova y Magaluf donde se alojaba.

    Entre otros muchos encuentros de naturaleza sexual, la Fiscalía le acusa de haber dado coca a una menor y haberle entregado 3.000 euros a cambio de sostener relaciones íntimas completas.

    La Fiscalía asimismo demanda medidas de libertad observada para los acusados cuando salgan de cárcel, órdenes de distanciamiento y que se les fuerce a someterse a un programa formativo de educación sexual.


    Buscar
    Quizás te interese...