PALMA, 29 Ene.

    El consumo de comestibles y bebidas produce entre el 80 por ciento y el 90 por ciento de los restos de envases de Mallorca, cuyos residentes acostumbran a adquirir hasta 759 kilogramos de estos productos por persona en un año, conforme ha precisado este viernes la Fundación Rezero.

    Tras examinar la cesta de compra de Mallorca atendiendo a los criterios de reducción de restos y producción local, la entidad ha lamentado que la mayor parte de envases acostumbran a contestar más a cuestiones de marketing que a los requerimientos de higiene y conservación.

    La cesta analizada contiene 18 productos representativos del 73 por ciento del consumo anual de comestibles y bebidas en la isla, como verduras, hortalizas, productos frescos de origen animal, bebidas, comestibles preparados y conservas, entre otros muchos.

    En un comunicado, Rezero ha explicado que la tendencia en el empleo de envases prosigue medrando debido a los modelos de consumo, como la adquisición en grandes superficies, el consumo de productos precocinados, y a los sistemas de distribución, como el autoservicio.

    En este sentido, los resultados del estudio muestran que el 7,7 por ciento del peso de una adquiere estándar son envases. Conforme Rezero, en la mayor parte de los casos, esta cantidad está condicionada por la oferta de productos al peso y la venta asistida, entre otros muchos.

    Por otro lado, si bien solo el 50 por ciento de los artículos escogidos se ha podido adquirir al peso, Rezero asegura que se ha detectado una tendencia positiva en lo que se refiere a la posibilidad de adquirir productos frescos portando envases reutilizables de casa.

    Específicamente, resaltan que las frutas y las verduras se han podido adquirir al peso en todos y cada uno de los establecimientos, al tiempo que los productos frescos como la carne, el pescado y los huevos, entre otros muchos, se han podido adquirir en el 50 por ciento de los locales.

    Sin embargo, la entidad apuntado que sería preciso acrecentar las opciones de adquiere al peso para las galletas y la pasta, puesto que la mayor parte de los establecimientos que dejan esta alternativa son solo comercios de cercanía.

    Conforme Rezero, si los usuarios adquiriesen 11 productos al peso, como por poner un ejemplo las verduras, las hortalizas, los huevos y el pan, entre otros muchos, podría suponer un ahorro en la generación de restos de unos 11 kilogramos por persona por año.

    Por otro lado, esta iniciativa muestra que los establecimientos que presentan un índice mayor de reciclabilidad son aquellos que disponen de una mayor oferta de productos envasados en cristal, como los mercados locales o bien de resto cero.

    Para conseguir los datos, se ha efectuado la adquisición en diez establecimientos de diferentes tipologías, como supermercados de cadena de franquicias, supermercados de venta on line, comercios locales, mercados y comercios de resto cero.

    Estos productos han sido escogidos basándonos en la responsabilidad de la empresa; la reciclabilidad del envase, priorizando el papel o bien el cristal ya antes que el plástico, y también procurando generar el mínimo de restos en la adquisición de artículos al peso.

    También, Rezero ha reivindicado la necesidad de acrecentar la oferta de productos ecológicos en los comercios y en los supermercados del archipiélago, un hecho que precisa de "políticas de empresa y de la administración pública".

    En este sentido, la entidad ha subrayado que la dependencia alimentaria de Baleares precisa de un promuevo del producto local, puesto que la cuota de autoabastecimiento del archipiélago se ubica en nuestros días en el 12 por ciento.


    Buscar
    Quizás te interese...