PALMA DE MALLORCA, 28 Oct.

       Los forenses que practicaron la necropsia al fallecido a manos de su compañero de piso en Son Gotleu en el mes de septiembre de 2019 han descartado, este miércoles en el juicio por estos hechos, la posibilidad de que la víctima se clavara las tijeras en el cuello al perder el equilibrio, como asevera el acusado. "Es imposible que cayendo sobre una tijera se pueda generar una lesión así", han aseverado.

       El juicio se festeja esta semana con un jurado en la sede de la Audiencia Provincial de Baleares. En el interrogatorio de este lunes, el hombre mantuvo que la muerte fue eventual y en defensa propia. Contó que la víctima fue quien le atacó con una botella y que , para defenderse, cogió unas pequeñas tijeras de aseo personal que tenía encima de la mesa. Conforme su versión, se generó un forcejeo en el que las tijeras acabaron clavándose accidentariamente en el cuello de la víctima cuando esta perdió el equilibrio.

       Los facultativos han rechazado la hipótesis de la caída merced a la trayectoria de la herida, de arriba cara abajo. Conforme han explicado, si las tijeras se hubiesen clavado al caer, la trayectoria sería de abajo cara arriba.

       Por otra parte, han declarado que un ataque en ese punto rompe venas y arterias, con lo que era una lesión "mortal de necesidad". Con todo, han señalado que una persona corriente no tendría por qué razón saber que esa herida sería mortal, mas sí sería consciente "un profesional, militar, policía o bien guarda civil".


    Buscar
    Quizás te interese...