Los institutos de Mahón ofrecerán a los padres test de drogas ante la sospecha de consumo de sus hijos

MENORCA, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los tres institutos de Mahón ofrecerán a los padres de los alumnos la posibilidad de disponer de un test de orina para la detección de drogas, según el plan de acción municipal que ha sido presentado este martes por el Ayuntamiento de Mahón, que será el encargado de suministrar estas pruebas.

De este modo, Mahón será la primera ciudad de Baleares en aplicar un plan de acción piloto que afectará a los centros de educación secundaria Pasqual Calbó i Caldés, Joan Ramis i Ramis y Cap de Llevant.

La primera fase de esta iniciativa supondrá que, frente a la sospecha de consumo de drogas de un alumno menor de edad, el centro educativo, en coordinación con la policía tutor que coordina el plan, podrá citar a los padres o responsables legales para notificar que se ha detectado un posible consumo de sustancias estupefacientes.

Posteriormente, se ofrecerá a los padres disponer de un test de drogas y, tanto si optan o no por utilizarlo, se ofrecerá asesoramiento y acompañamiento a la familia del alumno, poniendo a su disposición todos los recursos existentes para tratar este problema.

La policía tutor que coordina el plan municipal, Maribel Portella, ha explicado que hasta ahora el protocolo de detección de drogas en los institutos necesitaba del requisamiento de estupefacientes para poder activar cualquier procedimiento.

"Este proyecto piloto plantea un plan de acción para aquellos casos en los cuales existe una sospecha clara de consumo de drogas por parte de un alumno, pero no se ha conseguido confiscarle ninguna sustancia", ha manifestado la coordinadora, quien ha añadido que el objetivo es ayudar a las familias a detectar estas situaciones de consumo para poder actuar en aquellos casos donde no hay suficientes indicadores.

Por su parte, el alcalde de Mahón, Héctor Pons, ha considerado que las administraciones trabajamos conjuntamente para ayudar a las personas jóvenes que se encuentran en una etapa frágil como es la adolescencia, poniendo una mayor protección en el ámbito de la prevención del consumo de drogas.

Finalmente, el coordinador de los policías tutores de Baleares, Rafel Coves, ha afirmado que la intención es que este modelo se pueda exportar al resto de municipios en el caso de que funcione correctamente.