"Ya las nóminas de los trabajadores están en cuestión", apuntan desde CCOO, matizando que no hay deuda ahora con los empleados

    PALMA DE MALLORCA, 3 Nov.

    Los sindicatos están a la espera de que Majorica, la compañía mallorquina experta en perlas artificiales, presente un expediente de regulación de empleo (ERE) tras formalizar este lunes el concurso de acreedores frente a los Juzgados.

    La compañía anunció un futuro ERE al comunicar, hace algunos días, la resolución de efectuar un concurso de acreedores. El Juzgado va a deber nombrar un administrador concursal, que es la persona que deberá ocuparse de la negociación del ERE, como de otros aspectos económicos como la renegociación de deuda o bien la busca de inversores.

    El expediente dejará a los sindicatos intervenir y estudiar la memoria económica, con la pretensión de salvar el mayor número posible de trabajos, un propósito común tanto entre las filas de CCOO como las de Unión General de Trabajadores. La compañía de perlas cuenta en conjunto con más de 250 trabajadores.

    En este sentido, los sindicatos procuran que, en el caso de adquiere por la parte de un conjunto inversor, los empleados sean subrogados. Al anunciar el concurso, la compañía trasladó al comité la existencia de un conjunto de inversores mallorquines interesados.

    En este contexto, desde CCOO han incidido en la necesidad de conocer "qué pretensiones tienen" esos inversores. En el sindicato se han mostrado preocupados por que se quiera "adquirir la marca mas no la producción". Además de esto, desde CCOO desean influir a fin de que la producción se concentre en Manacor y no se deslocalice.

    "Estamos persuadidos de que la compañía es viable", ha afirmado el secretario general de la Federación de Industria de CCOO Baleares, Dani Cámara, en declaraciones a Europa Press.

    Hoy, los empleados que no están incluidos en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) siguen acudiendo a sus puestos, conforme señalan fuentes de Unión General de Trabajadores. La compañía efectuó un ERTE hace meses para los trabajadores de la factoría.

    El concurso de acreedores responde a la bastante difícil coyuntura económica que atraviesa la compañía. Majorica ha apreciado fuertemente el impacto de la crisis del COVID-19, debido a que sus ventas están de manera estrecha vinculadas al turismo -con puntos de venta en aeropuertos y cruceros-. Sin embargo, las fuentes consultadas apuntan que la situación no era buena ya desde ya antes de la pandemia.

    "Ya las nóminas de los trabajadores están en cuestión", han indicado desde CCOO, matizando que de momento no existe deuda de la compañía con los trabajadores, aunque Majorica "ya tenía contrariedades para pagar".


    Buscar
    Quizás te interese...