Respecto por semana pasada, la Isla pasa de una incidencia de 229 casos por cada 100.000 habitantes a 235

    PALMA DE MALLORCA, 4 Dic.

    Mallorca es la única isla en la que ha aumentado la incidencia amontonada de casos de COVID-19 en la última semana, conforme los datos publicados este viernes por la Conselleria de Salud y Consumo en una nota de prensa.

    Con respecto a los últimos 14 días en el conjunto de Baleares, la incidencia amontonada de COVID-19 sigue la tendencia a la baja en la última semana, pese a que modera el ritmo de decrecimiento, y pasa de registrar 212,4 casos por cada 100.000 habitantes la semana pasada a 208,4.

    De esta forma se recoge en el informe 28 del Servicio abalear de Epidemiología que se publica este viernes y que recoge información hasta el 2 de diciembre. Todas y cada una de las islas prosiguen registrando descensos en las incidencias, salvo Mallorca. En cambio, Ibiza prosigue registrando la bajada más acusada del archipiélago: de una IA14 de 190,7 casos ha pasado a una de 127,8 en solo 7 días. En 14 días se han detectado 189 casos positivos.

    Asimismo Menorca registra un descenso de la incidencia amontonada a 14 días. De 104,9 casos por cada 100.000 habitantes ahora tiene 95,3, con 89 nuevos casos en un par de semanas. En Formentera se ha bajado de una IA14 de 82,6 a una de 57,8, con 7 nuevos positivos en 14 días.

    También, entre los datos facilitados en este estudio figuran las tasas de incidencia amontonada por ayuntamientos y por zonas básicas de salud. El que se sostiene con una incidencia más alta por cada 1.000 habitantes --contando el total de casos registrados hasta el 3 de diciembre y también incluyendo los diagnósticos en geriátricos-- es el ayuntamiento mallorquín de Sant Joan, con 53,61.

    Le prosigue Ibiza, con una tasa de 35,37; Montuïri, con 35,03; Ariany, con 31,11, y Palma, con 29,16 casos. La Conselleria ha concretado que tanto en el caso de Sant Joan, Montuïri y, en menor medida, Palma y también Ibiza, han sufrido brotes esenciales en las viviendas que han disparado su incidencia. Al contrario, los menos perjudicado son Ferreries (1,26), es Migjorn (1,42) y Estellencs (3,17).

    Por zonas básicas de salud, el Servicio de Epidemiología efectúa una comparativa entre los diagnósticos de la semana del 18 al 24 de noviembre y la del 25 de noviembre al 1 de diciembre, donde se comprueba que el número de casos diagnosticados sube en 30 ZBS, baja en 27 y el resto se sostiene igual.

    En números absolutos, la que más ha subido de casos de una semana a otra ha sido la de Martí Serra-Pont d'Inca, con 30 casos más (de 14 a 44 casos), seguido de la de Serra Nord con 28 casos más (de 16 a 44), Pere Garau con 26 casos más (de 20 a 46) y la del Torrente de Sant Miquel, que ha registrado 24 casos más (de 39 a 63 casos).

    En verdad, esta zona básica de salud es la que registra la tasa a 7 días más elevada del archipiélago, conforme la información ratificada por Epidemiología hasta el 1 de diciembre: 3,44 casos por cada 1.000 habitantes.

    De forma contraria, donde más ha bajado en términos absolutos ha sido en la zona básica de Felanitx, con 22 casos menos de una semana a otra (de 26 a 4). Es Viver asimismo, con 22 casos menos (de 31 a 9) y en Vila, 17 casos menos (de 37 a 20).

    PERFIL DEL PACIENTE

    En conjunto, desde el principio de la pandemia y hasta el 3 de diciembre, el Servicio tirotear de Epidemiología ha ratificado 25.238 diagnósticos positivos de SARS-CoV-2 en la comunidad (3.500 en Ibiza, 166 en Formentera, 20.765 en Mallorca y 807 en Menorca), de los que un 72 por ciento (18.367) han presentado síntomas, al paso que un 28 por ciento (6.871) han sido asintomáticos.

    Un total de 242 han sido clasificados como casos llegados de otras comunidades autónomas y 152 importados de otros países. 962 han sido usuarios de viviendas geriátricas y 1.180, sanitarios. 424 defunciones han sido ratificadas como causa de la COVID-19 hasta el momento en que se cerró la preparación de este informe, de las que 163 correspondían a personas que vivían en viviendas.

    El informe de Epidemiología asimismo efectúa un análisis del perfil de personas perjudicadas por COVID-19 desde el principio de la pandemia: establece que la enfermedad ha perjudicado prácticamente igual a mujeres (12.885 casos, 51 por ciento del total) y a hombres (12.353 casos, 49 por ciento del total).

    Por conjuntos de edad, los más abundantes son las personas de entre 40-49 años (4.528), seguidos de los de 30-39 años (4.419) y de 20-29 (4.044). Del total de casos detectados el mes de noviembre y diciembre, la mitad (49,7 por ciento ) tenían entre 20-49 años, un 22,9 por ciento tenían entre 50 y 69 años, un 17,4 por ciento eran menores de 19 años y un 10 por ciento mayores de 70 años.

    En lo que se refiere a la tasa de mortalidad, con los casos amontonados es de un 1,7 por ciento (de un 1,4 por ciento en mujeres y un 2 por ciento en hombres). Por conjunto de edad, la letalidad es de un 20,3 por ciento en los mayores de 90 años, de un 15,1 por ciento en las personas de entre 80 y 89 años, de un 7,8 por ciento en el conjunto de entre 70-79 años, de un 1,7 por ciento en los de 60-69, de un 0,5 por ciento en los de 50-59 y de un 0,2 por ciento en los de 40-49 años. En los menores de 40 la tasa de letalidad en Balears es de 0,0 por ciento .

    En lo que se refiere al género de tratamiento sanitario que han necesitado los casos, el informe de Epidemiología apunta que un 90 por ciento (22.707 casos) ha podido superar la enfermedad en su domicilio o bien afín con atención por la parte de los servicios de atención primaria.

    Un 9 por ciento (2.167 casos) han sido ingresados en planta y un 1 por ciento (364 casos) han necesitado ingreso a una unidad de cuidados intensivos. Una atención más especializada que ha sido más precisa en el caso de los hombres (262, un 2 por ciento del total) que en las mujeres (un 1 por ciento del total, 102 mujeres han ingresado en UCI).

    Por otra parte, conforme el informe de Salud, en Baleares se han detectado 400 brotes desde el momento en que comenzó la pandemia --25 la última semana--, 119 de ellos con investigación aún abierta. En suma, se han diagnosticado 3.050 casos positivos asociados (más o menos el 12 por ciento del total).

    Un 30 por ciento de los brotes (122) fueron de campo familiar, un 27 por ciento (109) de campo mixto, y un 16 por ciento (66) fueron producidos debido a asambleas sociales. En 390 brotes el caso primario era autóctono. La media de casos por brote detectado en las Islas ha sido de 8 positivos. Los mínimos han registrado 3 casos y el máximo, que fue el caso de una vivienda geriátrica, tuvo 94 casos asociados.


    Buscar
    Quizás te interese...