PALMA, 27 Abr.

    El conseller de Educación y Capacitación Profesional, Martí March, ha asegurado que este curso escolar terminará con 20 salas modulares menos, puesto que ha explicado que se debieron acrecentar por el desarrollo de conjuntos de pupilos por la pandemia de la COVID-19.

    Conforme ha explicado el conseller en el pleno del Parlament, en la actualidad hay 128 salas modulares, 30 de las que se han puesto debido a la COVID-19, puesto que hay 2.000 conjuntos más.

    "Hemos puesto salas modulares por el hecho de que había que escolarizar en buenas condiciones", ha señalado, al unísono que ha añadido que "las salas son de buena calidad".

    La miembro del Congreso de los Diputados del Partido Popular Nuria Riese ha criticado que en 2015 había 93 barrocones en 2015 y desde ese momento "no han dejado de aumentar". Conforme con Riese, March consideraba entonces que "eran inadmisibles y tercermundistas", mas "tras 6 años sigue infringiendo sus promesas electorales".

    "3.000 pequeños terminarán la escuela sin haber visto un edificio que no sea de plástico, por buenísima calidad que tengan", ha censurado la miembro del Congreso de los Diputados 'popular', quien ha asegurado que el Govern ha aumentado un 40 por ciento los barracones.

    Por su lado, el conseller de Educación ha protegido que en 2011 había 50 barracones y 2015 ascendieron a 101. "Usted puso 50 más", ha reprochado March a Riese. El conseller ha explicado que el Govern está cumpliendo sus promesas electorales por el hecho de que "todos y cada uno de los indicadores de educación están mejorando".


    Buscar
    Quizás te interese...