Los procesados, 2 ciudadanos rusos, van a ser expulsados de España tras cumplir una parte de la condena de prisión

    PALMA, 30 Abr.

    2 hombres han admitido este viernes una pena de 5 años y un día de prisión y una multa de 15 millones, cada uno de ellos, por introducir droga en Europa para una estructura delincuente, en un velero que fue detenido en el mes de septiembre de 2020 en aguas españolas.

    La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Baleares ha acogido por la mañana una vista en la que las defensas y la Fiscalía han llegado a un pacto. El fiscal antidroga solicitaba originalmente penas de 6 años y 9 meses de prisión y multa de 30 millones de euros para cada uno de ellos de ellos.

    En razón del pacto con la acusación, los 2 hombres han reconocido que recibieron el navío, con bandera de R. Unido, propiedad formal de un ciudadano checo mas de propiedad real de una estructura delincuente dedicada al tráfico de substancias estupefacientes.

    Esa estructura había contratado a los 2 acusados para transportar en el velero una esencial cantidad de quif desde las costas de Marruecos a Europa.

    Los acusados abandonaron Mallorca en el mes de septiembre de 2020 con destino a Marruecos, donde cargaron a bordo de la embarcación la droga, entregada por personas de la organización.

    Unos días después, con autorización de R. Unido, agentes de la Policía Nacional abordaron el velero en aguas españolas, detuvieron a los acusados y arrastraron la embarcación hasta el puerto de Algeciras. En el registro se encontraron 305 fardos de kif, valorados en 15 millones de euros.

    Tras cumplir una parte de la condena, los acusados, 2 ciudadanos rusos, van a ser expulsados de España por tiempo de diez años. En la vista festejada en la Audiencia, pese a conformarse con las penas de multa, ya han advertido que no pueden pagarla.

    MACROGOLPE AL TRÁFICO DE DROGAS

    La operación en la que fueron detenidas estas 2 personas se enmarca en un dispositivo que supuso la incautación de 35 toneladas de kif tras un abordaje simultáneo a 4 veleros de exactamente la misma organización.

    La organización habría establecido en un inicio su base de operaciones en Baleares, lugar desde el que pretendía preparar las embarcaciones fuera del control por la parte de las fuerzas de seguridad, conforme las primeras investigaciones.

    En el tercer mes del año de 2020 ya fue abordado otro velero cerca de Mallorca, con 4 toneladas de quif. Fueron detenidos 2 súbditos búlgaros, que procuraron boicotear el abordaje con un incendio, conforme notificó la Policía. En el mes de julio fue intervenido otro navío en el Golfo de Cádiz, y en el mes de septiembre se interceptaron en poquitos días otras 4 embarcaciones, con la colaboración de medios de Vigilancia Aduanera y la Armada de España.

    La actuación requirió actuaciones en 5 países europeos debido a la compleja operativa de la organización, que alteraba frecuentemente el nombre y pabellón de los veleros.


    Buscar
    Quizás te interese...