PALMA, 19 Jun.

    Cincuenta de personas se han concentrado este sábado, en las escaleras de la Catedral de Mallorca, para demandar a las instituciones locales y autonómicas "limitar a uno al día la llegada de megacruceros al puerto de Palma".

    Conforme ha informado el expresidente de Federació d'Associacions de Veïns de Palma, Joan Forteza, en declaraciones a los medios, "las organizaciones vecinales, sociales y ecologistas congregadas este sábado sostienen su demanda de limitar a uno al día, a lo largo de los 365 días del año, la llegada de los megacruceros al puerto de Palma, lo que supondría reducir a menos del 50 por ciento la reducción de los 2,6 millones de cruceristas que llegaron al puerto de la urbe en el año 2019".

    "Pensamos que esta restricción de un megacrucero al día en el puerto de Palma sería soportable para la urbe, acrecentaría la calidad de los cruceristas y dejaría a los ciudadanos que se pudiese aguantar de forma más eficaz la incidencia que tiene llegada de los cruceros sobre la vida y los servicios", ha añadido, haciendo hincapié en que "las organizaciones vecinales, sociales y ecologistas no solicitan la supresión de esta actividad si no su regulación".

    UNA CONCENTRACIÓN SIMULTÁNEA EN OTROS PUERTOS DE ESPAÑA

    La concentración convocada esta jornada en las escaleras de la Catedral de Mallorca se ha llevado a cabo simultáneamente en otros puertos españoles, como los de Barna, Valencia, A Coruña, Vigo y Tarragona, los que "asimismo aguantan la presión exorbitante que representa el turismo de megacruceros".

    A este respecto, Forteza ha recordado que "el turismo de megacruceros es una actividad controlada por poquísimas empresas en el mundo entero, que hasta día de el día de hoy han actuado de forma absolutamente libre sin ningún género de control por la parte de los gobiernos". Por esta razón, ha pedido, que "se regule esta actividad y que sus beneficios se repartan, como diríase que hace, entre todos y cada uno de los ciudadanos".

    También, ha advertido, de la necesidad de la regulación de la llegada de los megacruceros al puerto de Palma "por su incidencia negativa en el cambio climático, contra la biodiversidad y el medio ambiente". Y, asimismo, ha añadido, "por el hecho de que esta actividad resta servicios a los ciudadanos, como la carencia de autobuses de la EMT, de taxis, de policías municipales, de limpieza de la urbe, etcétera".

    Forteza ha dicho, además de esto, que "no es posible que, en pocas horas, en un día en Palma haya hasta 7 megacruceros, con 4.000 personas cada uno de ellos de media, lo que representa que más de 20.000 cruceristas en 5 o bien 6 horas bajan a la urbe a gozar de ella, algo a lo que asimismo deben tener derecho los vecinos sin sufrir la incidencia negativa que representa esta actividad tan concentrada en tan pocas horas".

    Con todo, ha hecho hincapié en que "esta actividad económica no tributa en España, si no en paraísos fiscales y, a veces, los tripulantes se hallan trabajando en unas condiciones impropias que no se permitirían para los ciudadanos españoles".

    En Palma, la concentración para enseñar el rechazo a la llegada ilimitada de cruceros, ha sido convocada por la Plataforma contra els Megacreuers de Palma, GOB Mallorca, Terraferida, Palma XXI, Ciutat per a qui l'habita, Recuperem Marivent, Joventut x Tiempo-Fridays For Future Mallorca, Associació Veïnades Canamunt-Ciutat Antiga y la Federació d'Associacions de veïns de Palma.

    Asimismo han formado una parte de los convocantes de la concentración de esta jornada en Palma Associació Veïnal Coll Den Rabassa, Ateneu Lloseta, Àrea de Pau i Solidaritat de EUIB, Rebel·lió o bien Extinció Balears, Volem Sencelles, Xarxa Municipalista Mallorca, AV La Calatrava, Sobrassada de Peix Manacor, Mallorca Sustentable y Anticapitalistes Illes Balears.


    Buscar
    Quizás te interese...