MADRID, 5 Nov.

    Meliá Hotels International registró pérdidas de 485,4 millones de euros a nivel afianzado en los primeros 9 meses de 2020, en frente de las ventajas de 109 millones de euros del mismo periodo del año precedente, conforme ha notificado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la compañía, que espera que "lo peor de la crisis haya quedado atrás" pese a la inseguridad sobre el cuarto trimestre del año.

    El resultado afianzado atribuido de la compañía lanzó pérdidas de 469,6 millones de euros, en frente de los 101 millones de beneficios del año pasado. La compañía contabilizó un resultado salvaje de explotación (Ebitda) negativo de 98,9 millones de euros, frente al positivo de 374 millones de euros de un año ya antes.

    Las pérdidas operativas alcanzaron los 416,2 millones, frente al beneficio operativo de 187 millones del mismo periodo del año precedente.

    Hasta septiembre, los ingresos de la cadena hotelera cayeron un 69 por ciento , hasta los 430,3 millones de euros, al tiempo que redujo los gastos un 46,9 por ciento , hasta los 528 millones de euros. En estos meses no ha generado plusvalías por venta de activos.

    La ocupación de los hoteles en propiedad y alquiler cayó 27 puntos porcentuales en estos 9 meses, hasta el 44,8 por ciento . El coste medio por habitación fue de 113,4 euros (-8,4 por ciento ) y los ingresos por habitación libre se cayó un 42,8 por ciento , hasta los 50,9 millones de euros.

    LA OCUPACIÓN DE SUS HOTELES BAJÓ AL 38,8 por ciento

    Incluyendo los hoteles en administración, la ocupación baja al 38,8 por ciento (27,5 puntos porcentuales menos), con ingresos por habitación libre de 39,3 euros (-44,7 por ciento ) y un costo medio de 101,2 euros (-5,7 por ciento ).

    En el tercer trimestre, las pérdidas afianzadas fueron de 114,5 millones de euros (en frente de beneficios de 62,2 millones de euros) y el Ebitda fue negativo en 27,6 millones. Los ingresos se redujeron un 78,6 por ciento , hasta los 111,1 millones de euros, con una reducción de los gastos del 60,6 por ciento , hasta los 138 millones de euros.

    Frente a la inseguridad sobre la duración de la pandemia, la compañía sostiene como prioridad resguardar su situación de liquidez para encarar los próximos meses. Por esta razón, trabaja en la refinanciación de los vencimientos de los próximos años.

    A cierre de septiembre, la situación de liquidez ascendía 442,5 millones de euros, al tiempo que la deuda neta ascendía a 2.425,7 millones de euros.

    La compañía apunta que los desafíos del cuarto trimestre vienen marcados por las potenciales limitaciones que están incorporando los gobiernos frente a los rebrotes de coronavirus, con lo que apostará por una estrategia "con alta flexibilidad". Apunta que, en estos instantes, solo el negocio en China está alcanzando un nivel de actividad afín al precedente a la crisis.

    Espera que la restauración se genere ya antes en el segmento vacacional y los hoteles de ocio que en los urbanos. Por todo ello, la compañía está enfocada en apresurar la restauración, trabajando para contener gastos y con un nuevo modelo operativo que garantice la eficacia mediante la adaptación de la operación al ambiente alterable.


    Buscar
    Quizás te interese...