"Cuando salga de la prisión va a venir y me va a matar. Lo que más temo es que vaya a por mis hijos. Pues no admite un no por respuesta"

    PALMA DE MALLORCA, 21 Dic.

    Una mujer víctima de un intento de asesinato en Ciutadella en enero de 2019 ha explicado este lunes en juicio que su expareja, ya antes de procurar matarla, presumió ante ella de que la orden de distanciamiento que le había impuesto un Juzgado no servía para resguardarla. "Me dijo: ¿Has visto lo simple que es venir a por ti? Ya puedes poner orden de alejamiento", ha contado la mujer.

    El juicio se festeja este lunes en la Audiencia Provincial de Baleares, en Palma. La Fiscalía solicita una condena de 16 años de cárcel para el hombre, que ha reconocido que acorraló y hirió a la mujer mas ha negado que la acuchillase.

    Víctima y acusado se habían separado tras unas 2 décadas de matrimonio. Conforme ha explicado la mujer, tras separarse la hostigaba con mensajes, "un día cosas bonitas y al día después 'te odio y voy a venir a por ti'". "Hasta el momento en que un día le afirmé que me dejase en paz, que solo deseaba vivir tranquila", ha indicado.

    Cuando comenzó una relación con otra pareja no lo admitió. "Ya me conminaba ya antes si estaba con otro, me decía: 'el día que te vea con otra persona voy a venir y te mataré'", ha declarado la mujer.

    ORDEN DE ALEJAMIENTO APENAS UN MES ANTES DEL ATAQUE

    Sobre el hombre pesaba una orden de distanciamiento por haber sido condenado, apenas un mes ya antes del ataque, por conminar a su exmujer y a la nueva pareja de esta con matarlos, con las palabras: "Os voy a matar a los 2 y después me suicidaré". "A mi pareja le dijo: voy a venir a por ti, te rajaré de arriba a abajo", ha contado.

    La mujer ha explicado que el día del ataque se iba a trabajar, cuando todavía no había amanecido, y pasaba por un camino sin iluminación saliendo de su casa. Al llegar a un cruce vio un vehículo atravesado, bloqueando la vía, y se debió parar.

    "Creí que a alguien se le había estropeado el vehículo, mas no veía a absolutamente nadie. De pronto vi una persona que salía desde tras un muro, y oí la voz de mi expareja. Me decía: 'Soy , deseo charlar contigo'. Llevaba un pasamontañas. Me quedé paralizada, pensé: ¿de qué manera puede ser, si tiene una orden de distanciamiento?", ha contado la víctima.

    La mujer ha explicado que su exmarido le solicitó salir del vehículo. "No tengo nada que charlar contigo", respondió . "Me puso el cuchillo en el cuello y de manera lenta se agachó; no sabía qué iba a hacer, y me quitó el cinturón. Me dijo: '¿Has visto lo simple que es venir a por ti? Ya puedes poner orden de distanciamiento, mira lo simple que ha sido", ha continuado.

    La mujer ha contado que el hombre la sacó del turismo tirándole del pelo y que empezó a golpearle la cabeza contra un muro de piedra. "Yo apreciaba que me daba y sentí que iba a fallecer. En ese instante me vinieron mis hijos a la cabeza, y pensé: 'Hoy no me matarás, no decides el día que debo fallecer, tengo 2 hijos', y comencé a chillar socorro. Él me comenzó a asfixiar, me afirmó 'no chilles, absolutamente nadie te va a oír'", ha detallado entre gimoteos.

    La mujer ha indicado que "no podía respirar" y que apreció que el atacante le acuchillaba en la pierna. Ahora apreció el cuchillo en las costillas, bajo el pecho, y consiguió detenerlo y forcejar con el atacante. "Saqué fuerzas de no sé donde", ha dicho la mujer, que padeció cortes en las manos procurando parar el cuchillo.

    La víctima ha enfatizado que le dio la sensación de que esta riña "no terminaba jamás, que hacía horas que estaba ahí, soportando el cuchillo arriba a fin de que no me lo clavara", cuando escuchó una voz que le decía: "Suelta el cuchillo, no es , lo tengo yo". Era un vecino que pasaba por el sitio, que logró quitarle el cuchillo al atacante y después llamó a la Policía.

    "CUANDO SALGA DE LA CÁRCEL VENDRÁ Y ME MATARÁ"

    No obstante, la mujer ha contado que ya antes de irse el acusado le cogió del pelo de nuevo y le dijo: "Sé que iré a la prisión, mas cuando salga voy a venir a por ti y te voy a matar, te voy a pegar un tiro". El vecino que la socorrió le señaló que se metiese en el vehículo y cerrara. El atacante escapó y después el testigo llevó a la mujer al centro de salud.

    La mujer ha suplicado protección remarcando que no había pasado apenas tiempo desde el momento en que se dictó la orden de distanciamiento hasta el momento en que su exmarido fue a por ella.

    "Señoría, es lo único que le solicito. Lo que afirma lo cumple, ya afirmó que me mataría si me veía con otra persona, y vino a por mí teniendo una orden de distanciamiento. Cuando salga de la prisión va a venir y me va a matar. Lo que más temo es que vaya a por mis hijos. Pues no admite un no por respuesta", ha clamado llorando.

    Ciertos testigos vieron al acusado ya antes del ataque, al pasar por el camino que el hombre había bloqueado con su vehículo, cuando estaba aguardando a la víctima. El hombre les manifestó que estaba reparando un muro.

    "ME SABE MAL POR TI Y TU HERMANO, VOY A IR A MATAR A TU MADRE"

    Entre los testigos ha comparecido la hija que víctima y atacante tenían en común. La joven ha explicado que su padre "no llevaba nada bien" la separación y que le llamaba de manera continua para decirle que estaba "muy depresivo". "Yo siempre y en toda circunstancia estaba en medio", ha lamentado.

    Conforme la joven, había "días en los que estaba muy agresivo". "Me llamaba y me decía: 'Me sabe mal por ti y por tu hermano, iré a matar a tu madre y después me marcho a suicidar". Ella procuraba aliviarlo y después "se arrepentía". "Entonces me enteré de que había ido a por ella, y ya me lo veía venir", ha dicho la hija.

    DIFÍCIL RECUPERACIÓN PSICOLÓGICA

    Por otra parte, ha declarado en el juicio el sicólogo del Consell de Menorca que ha estado tratando a la víctima por trastorno de agobio postraumático. El facultativo ha explicado de qué forma la mujer está horrorizada por la idea de que el hombre pueda salir en libertad.

    "Su estado ha ido empeorando conforme salían informaciones, auténticas o bien no, de que su expareja pudiese salir en libertad", ha indicado el sicólogo, señalando que esto ha provocado "periodos de bajonazo muy intensos" que han supuesto prácticamente "perder" todo lo avanzado.

    El sicólogo ha señalado que el temor a "encontrárselo por la calle" está "controlando todos y cada uno de los pensamientos" de la víctima y esto ha hecho que "haya perdido una gran parte de la normalidad de su vida cotidiana". "No creo que se recupere a medio plazo", adelanta el especialista.


    Buscar
    Quizás te interese...