El exministro apuesta por buscar una nueva organización mundial frente a los desafíos que ha puesto de relieve la pandemia

    PALMA DE MALLORCA, 15 Dic.

    El alto representante de Naciones Unidas para la Coalición de Civilizaciones, Miguel Ángel Moratinos, ha asegurado este martes que "la COVID-19 nos ha probado que somos una sola humanidad", puesto que ha puesto de relieve que "un percance se traslada de manera inmediata sin fronteras a cualquier rincón del mundo".

    De esta manera lo ha expresado a lo largo del discute 'El comienzo de una nueva era', organizado en Palma por el Círculo Financiero de Baleares, al que asimismo han asistido el embajador Juan Antonio March y el presidente de la entidad, José Francisco Conrado.

    A lo largo de su intervención, el asimismo exministro de Temas Exteriores y Colaboración de España ha explicado que la globalización ya era un término que existía, mas no es hasta el siglo veintiuno cuando los avances en tecnología, la conectividad de las personas y los datos "han hecho realidad que seamos por vez primera una sola humanidad". En este sentido, ha señalado que la COVID-19 ha probado que "cualquier resolución que se tome en cualquier rincón del planeta tiene un efecto multiplicador".

    Moratinos ha considerado que la contestación que ha dado la comunidad internacional "no ha sido satisfactoria" frente a la pandemia, pues "un pequeño virus ha puesto de rodillas a la humanidad, a los gobiernos, a las organizaciones internacionales y la contestación no ha dado la plena satisfacción de asegurar la salud de cada uno de ellos de nosotros".

    "Era una crisis global y se ha dado una contestación fragmentada", ha apuntado el exministro, quien ha criticado que "cada actor ha querido contestar a su forma, de forma insolidaria y sin contestar a lo que era una crisis global".

    UNA CRISIS DE MÚLTIPLES DIMENSIONES

    En el discute, ha destacado que la pandemia no ha sido solo una crisis sanitaria que se resolverá con la vacuna, sino más bien una crisis de múltiples dimensiones: social, ecológica, sanitaria, laboral, económica, cultural, entre otras muchas. "La crisis del COVID nos ha puesto encima de la mesa de forma tangible y brutal que sobre todo ha sido una crisis global y humana", ha indicado.

    De este modo, ha explicado que el centro de esta crisis no es el campo sanitario, sino más bien el individuo, la sociedad y los estados. "Es una crisis humana donde 'sapiens' tiene que preguntarse: ¿subsistiremos a esta crisis?". Por esta razón, ha llamado a repensar que cuál es el sitio de la educación, del arte, de la cultura y de la sociedad.

    "Hasta el COVID-19 nos pensábamos que íbamos a lograr la inmortalidad", ha afirmado, al unísono que ha añadido que se tiene que pasar del 'homo sapiens' al 'homus complexus'.

    BUSCAR UNA NUEVA ORGANIZACIÓN MUNDIAL

    Con todo, Moratinos ha considerado que la humanidad está frente a un instante "que no se puede desaprovechar". "Deberemos decidir qué género de organización y de vida queremos", ha señalado.

    Con respecto a este tema, el exministro ha asegurado que no es viable hacer 'business as usual' tras la pandemia y regresar a la normalidad pasada, por el hecho de que "el planeta ha alterado y el que no ha entendido esto es que no comprende nada". "Regresar al pasado se puede hacer en la ciencia ficción mas no en la realidad", ha apuntado.

    Por esta razón, ha asegurado que la ciudadanía tiene que movilizarse para buscar una nueva organización mundial. "El planeta y Naciones Unidas deben dar un salto cualitativo en su proceso de reformas y regeneración", ha señalado, al unísono que ha insistido en que no se puede seguir con exactamente el mismo procedimiento y exactamente la misma organización que había ya antes de la pandemia.

    Para este proceso de cambio, Moratinos ha señalado la relevancia del ciudadano global para configurar esta nueva humanidad, pues "no van a desparecer los estados, mas ya no serán los únicos actores". Además de esto, el exministro socialista se ha mostrado persuadido de que la crisis va a traer cambios a la comunidad internacional, en tanto que es lo que la sociedad demanda. "Naciones Unidas debe proceder a un cambio profundo", ha señalado.

    Finamente, ha hecho un llamamiento para "reformar de forma radical" la forma de organizar la comunidad internacional, puesto que "no es suficiente con pequeños retoques". "No podemos continuar tratando los inconvenientes del siglo veintiuno con instrumentos del siglo XX", ha concluido.


    Buscar
    Quizás te interese...