PALMA, 31 May.

    El portavoz del Govern y conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela, ha asegurado este lunes que una compañía pequeña "está considerablemente más protegida" que una grande con el sistema de reparto de los 855 millones para ayudas transferidos por el Estado.

    De esta manera se ha expresado Negueruela preguntado a lo largo de una conferencia de prensa por la protesta de la Federación de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca (Pimem), que ha calificado de "injusto y desproporcionado" el reparto al apostar por un sistema porcentual y no nominal.

    Negueruela ha sostenido que este tema se discutió con los agentes sociales en el marco del Acuerdo de Reactivación y que hubo "pacto total" a este respecto.

    Del mismo modo, ha recordado que la ayuda se "delimita" por la caída de facturación con respecto a ejercicios precedentes, y que se fija un límite de 500.000 euros por empresa, una "ayuda esencial para empresas pequeñas y medianas".

    "Una compañía pequeña puede llegar prácticamente al 100 por ciento de su caída, una grande no, pues su caída son en millones de euros y se fija un máximo de 500.000 euros", ha explicado, aseverando que de esta forma el sistema favorece a empresas más pequeñas por el hecho de que les va a llegar una ayuda "importante" con relación a sus caídas.

    Además de esto ha incidido en que el Estado distinguió entre empresas de menos de diez trabajadores y de 10 a 250, conjunto que representa "un número fundamental de las compañías de las Islas". "Son ayudas que se dirigen a sostener el tejido productivo de nuestras Islas", ha subrayado, entre otras muchas consideraciones.

    Como requisito general, la compañía o bien autónomo han de estar incluidos en ciertos más de 140 CNAE que recoge la convocatoria en el BOIB. Además de esto, de forma más concreta, para los adjudicatarios de la línea 2 se va a deber acreditar más de un 30 por ciento de bajada del volumen de facturación en relación con 2019 (excluyendo las compañías de nueva creación entre el 1 de enero de 2019 y el 31 de marzo de 2020) y en las que la base imponible de 2019 fue positiva (excluyendo las compañías perjudicadas por la quiebra de Thomas Cook y las que han llevado a cabo fuertes inversiones a lo largo del 2019).

    Además de esto, las compañías y los profesionales adjudicatarios van a estar obligados a sostener la actividad pertinente a las ayudas hasta el 30 de junio de 2022, no van a poder hacer un reparto de beneficios entre 2021 y 2022 ni van a poder aplicar aumentos de remuneración del personal de alta dirección en un par de años.

    Desde el 14 de junio se van a poder comenzar a efectuar las peticiones, y las ayudas empezarán a hacerse eficaces a lo largo de la segunda quincena de julio.

    También, Negueruela ha protegido que el Govern va a ser transparente con estas ayudas pues los criterios "están clarísimos" y se dan "como marca la ley", pasando controles y gestionadas por funcionarios.


    Buscar
    Quizás te interese...