El dueño niega ser un enorme tenedor y estima que no son pisos susceptibles de ser expropiados conforme la ley

    PALMA, 5 (EUROPA PRESS)

    Nueve de los 23 pisos que el Gobierno abalear desea expropiar en Menorca se adquirieron hace menos de un año por una compañía local al banco que los anotó en el registro de la Conselleria, conforme el dueño actual, que ha informado de que los pisos no tienen cédula de habitabilidad, terminan de ser rehabilitados para su venta y están ya acordados.

    Se trata de 9 residencias de un mismo bloque ubicado en el centro de Ciutadella, adquiridos hace meses por una sociedad limitada con sede en el ayuntamiento.

    Son pisos de 2 habitaciones y un baño, en un bloque que asimismo tiene locales y párking. Conforme el listado que se ha publicado en el Folleto Oficial, tienen entre 55 y 82 metros cuadrados.

    Un portavoz de la compañía ha explicado a Europa Press que adquirió estas propiedades a un banco en mayo de 2020, estando en obras, y que desde ese momento ha estado reformándolas para venderlas.

    Según han confirmado desde el Gobierno tirotear, fue el dueño precedente quien anotó las residencias en el registro oficial de la Conselleria: 4 en el mes de diciembre de 2018 y los otros 5 en el mes de enero de 2020.

    El actual dueño consiguió el certificado de final de obra en el mes de octubre de 2020, y las cédulas de habitabilidad están en trámite. Exactamente, ha explicado el empresario, no se ha cerrado ninguna venta debido a este y otros trámites pendientes, mas hay múltiples pisos acordados e inclusive una lista de espera de compradores interesados.

    Además, el dueño niega ser un enorme tenedor ley por el hecho de que asegura que no tiene más de diez pisos; no obstante, consultado por Europa Press, el directivo general de Residencia, Eduardo Robsy, ha aclarado que la ley autonómica define como gran dueño a quien tenga ya diez residencias -no desde 11- y "no solamente del mismo titular, asimismo se tendría presente si formase una parte de un conjunto de empresas".

    El dueño asimismo arguye que sus pisos no llevan un par de años "parados" pues han estado reformándolos para ponerlos a la venta; sobre esto, Robsy ha indicado que la venta o bien la oferta de los pisos no interrumpe el cómputo del tiempo que continúan vacíos.

    A pesar de todo, la compañía se ha mostrado presta a oír la oferta económica del Govern por la cesión de los pisos. "Si la oferta es interesante y debemos contribuir a que haya más residencia social, naturalmente que lo haremos", ha indicado el portavoz de la compañía.

    En un primer instante la compensación económica la establece de forma unilateral la administración, mas en el caso de discrepancia el perjudicado por la expropiación puede proponer una valoración contradictoria. Estas diferencias pasarían por un órgano jurado que determinaría cuál es la valoración adecuada, o bien aun podría proponer una tercera valoración independiente. Si el dueño no está conforme, siempre y en toda circunstancia podría recurrir por la vía judicial.

    El dueño mantiene que el Govern aún no les ha notificado el comienzo del trámite de expropiación. La compañía sí había tenido conocimiento del interés del Govern por los pisos pues hace un mes fueron técnicos a hacer una inspección. "En el requerimiento quedaba clarísimo el motivo de las visitas", ha incidido el directivo general de Residencia.


    Buscar
    Quizás te interese...