PALMA, 26 Mar.

    La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Baleares ha convocado este martes a las responsables de una agencia de viajes, una empleada y un agente de policía local por presuntamente falsificar certificados de residente para conseguir el descuento para viajar en los billetes que se ofertaban a los clientes del servicio desde la agencia.

    La Fiscalía cifra el quebranto económico para las arcas públicas en prácticamente 700.000 euros, y solicita penas que suman 15 años de cárcel por un delito continuado de falsedad reportaje en concurso con un delito de estafa.

    El fiscal acusa a las administradoras de la agencia de viajes, con sede en Sant Llorenç, de haber confeccionado certificados de vivienda falsos del Municipio de Son Servera entre los años 2007 y 2012. Conforme el fiscal, los usaron a fin de que sus clientes del servicio no residentes en Baleares pudiesen viajar con descuento -entonces del 50 por ciento-.

    La acusación mantiene que era una empleada de la compañía quien realizaba el certificado valiéndose de un documento al que anexaba informáticamente firmas del Municipio de Son Servera, con un sello oficial. La Fiscalía apunta a un agente de la ley local de Son Servera como la persona que habría facilitado el sello.

    Aparte de la pena de prisión, la Fiscalía pide una multa y que se inhabilite profesionalmente a las 3 mujeres en el ámbito de las compañías de viajes, como una inhabilitación al policía para la utilización público.

    Del mismo modo, demanda que indemnicen al Ministerio de Transportes por los perjuicios ocasionados, que cifra en 695.999 euros, más los intereses.

    La Fiscalía aprecia una mitigante de dilaciones incorrectas.


    Buscar
    Quizás te interese...