PALMA, 13 Mar.

    La Sección Segunda de la Audiencia Provincial juzgará el martes a una mujer de 62 años por aprovecharse de la anciana a la que cuidaba y apropiarse de 10.000 euros que sacó de su cuenta corriente, una acusación por la que la Fiscalía solicita 5 años de prisión.

    La anciana, ahora fallecida, había contratado los servicios de la acusada en 2013, a cambio de adjudicarle la mitad indivisa de su residencia una vez muriera. Este compromiso se materializó a través de testamento frente a un notario.

    La acusada disponía de llaves de la residencia, libertad horaria y de movimiento. Su trabajo consistía en acompañar a la anciana al médico, asistirla con las labores de la casa, hacer la adquisición, acompañarla al banco y, normalmente, asistirla en todo lo preciso.

    Conforme la Fiscalía, esto fue produciendo "poco a poco" un tiempo de confianza entre ellas y dependencia de la anciana cara su cuidadora, un vínculo que se fue acentuando a la medida en que la anciana empeoraba su salud.

    La salud de la mujer fue empeorando y, ante sus cada vez mayores restricciones, en 2016 firmó los papeles a fin de que su cuidadora figurara como autorizada en la cuenta que tenía en el banco.

    La Fiscalía acusa a la mujer de haber ido sacando dinero del banco a lo largo de los años 2016 y 2017, y calcula que se quedó así con 10.700 euros de la anciana. En el mes de abril de 2017 le anularon la autorización y asimismo se alteró el testamento declarando como única heredera de la residencia a la sobrina de la anciana.

    Por todo ello, la Fiscalía acusa a la cuidadora de un delito continuado de apropiación incorrecta con abuso de confianza, y aparte de la pena de prisión solicita una multa de 2.500 euros, como la devolución a la sobrina de la anciana de las cantidades sustraídas del banco.


    Buscar
    Quizás te interese...