También se acuerdan actuaciones de mejora por un valor de 3,1 millones en la bahía

    IBIZA, 27 May.

    El Consejo de Administración de Ports IB ha aprobado un conjunto de medidas para prosperar la calidad ambiental de la bahía de Sant Antoni con actuaciones de 3,1 millones de euros y la reapertura del puerto, con restricciones y condiciones al tráfico comercial regular de pasajeros.

    El conseller de Movilidad y Residencia, Josep Marí, ha explicado que la resolución del Consejo de Administración se ha tomado tras un proceso de diálogo y discute con instituciones y entidades sociales del ayuntamiento, teniéndose en cuenta motivos de seguridad, socioeconómicos y de protección medioambiental.

    "El puerto de Sant Antoni es estratégico y el más próximo a la península. La seguridad no recomienda su cierre y, al unísono, la necesidad de resguardar la bahía y de encajar este tráfico en el modelo que demanda la sociedad nos lleva a modularlo y adecuarlo, reabriendo el puerto mas con ciertas condiciones", ha afirmado el conseller.

    Marí asimismo ha avanzado la creación de una comisión de seguimiento en la que van a estar incluyendo los municipios y las entidades sociales para ir notificando sobre el desarrollo de las actuaciones previstas y como espacio de diálogo sobre el futuro de la bahía.

    Con la resolución que ha tomado este jueves el Consejo de Administración, de ahora en adelante va a quedar sin efecto la moratoria aprobada para la bahía, mas solamente se reabre el tráfico para navíos ro-pax de línea regular para el transporte de pasajeros y sus automóviles con restricción de eslora máxima de 65 metros. El puerto, por seguridad, urgencia o bien fuerza mayor, daría cabida asimismo a navíos de otras dimensiones.

    Conforme ha informado la Conselleria de Movilidad, queda eliminado en la bahía el tráfico de mercaderías. Esta resolución supone la supresión de los automóviles pesados y las plataformas de gran longitud, reduciendo el impacto visual de las embarcaciones, como los impactos ambientales en la bahía relacionados directamente con la tipología de navío.

    La reapertura del tráfico comercial implica asimismo condicionantes en velocidades y emisiones sonoras para reducir el oleaje de las embarcaciones y las molestias de los ruidos. Entre ellos, la restricción de manera conjunta con Capitanía Marítima de la velocidad de aproximación de los navíos comerciales on-line regular al puerto y de las maniobras de entrada para reducir la afección de la ola generada y otros impactos relacionados.

    De esta manera, la restricción de velocidad en la zona portuaria queda limitada a un máximo de 5 nudos, precisos para efectuar la maniobra seguramente. Asimismo va a haber que limitar las emisiones sonoras realizadas por los navíos de transporte regular de pasajeros de una manera concordante con las ordenanzas municipales de Sant Antoni de Portmany.

    Además, se establecen restricciones en la tipología de los automóviles embarcados y desembarcados para disminuir al mínimo su efecto y se establecerán protocolos de embarque y desembarco de los automóviles, así como la Policía Local, para interferir lo menos posible en la circulación, como otras medidas relacionadas con el tráfico de automóviles en el dique.

    El Consejo de Administración de Ports IB no ha aprobado solamente la reapertura condicionada del tráfico regular, sino asimismo ha dado luz verde a un bulto de medidas de carácter medioambiental o bien de regulación de los fondeos para terminar con las prácticas irregulares.

    En esta línea ha acordado arrancar asimismo actuaciones de mejora de la movilidad en la zona portuaria y de la circulación en las calles próximas, siempre y en toda circunstancia conforme con el Municipio. El conjunto de las actuaciones que se realizarán suponen inversiones que superan los 3,1 millones de euros, tanto para asegurar la protección medioambiental de la bahía para hacer intervenciones que faciliten la movilidad y mejoren la circulación.

    MEDIDAS APROBADAS

    Entre las actuaciones medioambientales y de control de fondeos, desde el Govern han señalado una inversión de 360.000 euros para la tramitación ambiental y ejecución de dragado de mantenimiento y de limpieza del puerto para quitar lodos amontonados o bien para un plan de vigilancia de la posidonia conjunto para toda la bahía en cooperación con el resto de administraciones implicadas, con puntos de control y vigilancia.

    Además, se destinarán 2,7 millones a actuaciones de mejora de la movilidad. De forma consensuada con el Municipio se plantea alterar la sección de la calle del Mar, creando una plataforma única de manera que en temporada estival se cierre el tráfico de automóviles en horario consensuado.

    Asimismo se va a mejorar la pavimentación de la zona del dique para producir una continuación de la zona de camino por la zona inferior a la pasarela sobre el espaldón del dique hasta el morro, entre otros muchos proyectos.


    Buscar
    Quizás te interese...