SEVILLA, 14 Dic.

    El Juzgado de Primera Instancia y también Instrucción número 2 de Estepa (Sevilla) ha emitido últimamente un auto, convirtiendo en procedimiento abreviado las diligencias iniciadas contra el rapero José Miguel Arenas Beltrán, conocido como Valtònyc, por un supuesto delito de odio contra la Guarda Civil a lo largo de un concierto festejado en Marinaleda, conforme ha informado la Asociación Unificada de la Guarda Civil (AUGC) y han confirmado a Europa Press fuentes judiciales.

    Conforme la AUGC, a lo largo de un concierto festejado el 31 de marzo de 2018 en la localidad sevillana de Marinaleda, regida por el veterano líder bracero Juan Manuel Sánchez Gordillo (Colectivo Unidad de los Trabajadores, CUT), quien rige el ayuntamiento de manera ininterrumpida desde 1979, el citado rapero habría apelado al público a actuar contra la Guarda Civil.

    "Matad a un puto guarda civil esta noche, iros a otro pueblo donde haya guardas civiles y matad a uno, poned una puta bomba al fiscal de una vez", apunta la asociación como las palabras pronunciadas por el vocalista y objeto de la demanda.

    CAUSA JUDICIAL

    A cargo de ello, mediaron una demanda por un supuesto delito de odio por la parte de la AUGC, iniciando diligencias a este respecto la Fiscalía de Sevilla y siendo abierta una causa judicial por el Juzgado número 2 de Estepa, que tras la instrucción del tema y conforme han indicado a Europa Press fuentes judiciales, ha emitido un auto de transformación de las actuaciones en procedimiento abreviado, solicitando a las partes presentadas en exactamente las mismas que se pronuncien en el sentido de presentar escrito de acusación o bien solicitar el sobreseimiento del caso.

    Para la AUGC, "las manifestaciones del vocalista expresaron de forma delictiva una actitud de odio irracional contra los guardas civiles. Aquel día en el concierto, Valtònyc instaba a su público a atentar contra guardas civiles, y sus palabras no cabe comprenderlas como una parte de la libertad de expresión, puesto que no se trata de la letra de una de sus canciones, sino más bien de una intencionalidad dirigida a un abundante conjunto de personas, con el consecuente peligro de que ese público las llevase a cabo".

    El vocalista mallorquín escapó de España en el primer mes del verano de 2018, tras ser condenado por la Audiencia Nacional por delitos de enaltecimiento del terrorismo a un par de años de prisión y a un año y medio más por injurias a la Corona, una sentencia dictada por delitos cometidos entre 2012 y 2013 y más tarde confirmada por la Sala Segunda del Tribunal Supremo.


    Buscar
    Quizás te interese...