PALMA DE MALLORCA, 10 Nov.

    La Conselleria de Salud y Consumo del Govern, en cooperación con el Instituto Mallorquín de Temas Sociales (IMAS), ha decidido hacer cribados a todos y cada uno de los profesionales de las viviendas de gente mayor y de personas con discapacidad cada 15 días para advertir y eludir posibles contagios de COVID-19.

    Conforme ha informado la Conselleria de Salud y Consumo este martes en una nota de prensa, hoy hay un incremento esencial de los casos confirmados de COVID-19 en Baleares. Dada esta situación, las viviendas precisan apoyo para frenar los posibles contagios que puedan afectar a la población más frágil.

    Por esto, el Servicio de Salud ha programado cribados bisemanales a todos y cada uno de los profesionales que trabajan en viviendas. Estos cribados se sumarán a los que se efectúan de forma semanal en las viviendas en donde hay un rebrote y a los que se hacen a los profesionales que comienzan a trabajar o que se reincorporan tras un periodo de vacaciones o bien de una baja.

    En la actualidad, en las viviendas para personas mayores de las Islas hay 96 usuarios con contagio activo, de los que 71 se hallan hospitalizados, y 83 profesionales contagiados.


    Buscar
    Quizás te interese...