PALMA, 17 Mar.

    Sanidad Exterior fortalecerá los controles de la COVID-19 que se realizan desde el principio de la pandemia a los viajantes llegados a Baleares desde el extranjero.

    En una nota de prensa, Delegación del Gobierno en Baleares ha explicado este miércoles que esto quiere decir que se efectuará la doble verificación a todo el pasaje de los vuelos provenientes de otros países clasificados de peligro que aterricen en ciertos 3 aeropuertos de las Islas

    En la actualidad, esta medida afecta a la mayor parte de países de la UE. Se trata de un refuerzo debido al repunte de la actividad que se prevé para finales de marzo.

    La doble verificación de los controles sobre la COVID-19 implica que se verifica doblemente que ciertamente el pasajero viaja con una PCR o bien TMA negativa. Esto se realiza, por una parte, a través del código QR --que se examina a todos y cada uno de los pasajeros a su llegada al aeropuerto--, y por el otro, propagando a la totalidad del pasaje la obligación de enseñar el documento acreditativo del resultado de la prueba diagnóstica.

    Todos y cada uno de los viajantes internacionales, independientemente de su nacionalidad, deberán pasar el control primario, donde se les toma la temperatura y son sometidos a un examen visual.

    Además de esto deben rellenar el Formulario de Control Sanitario (PLC) y aportar la documentación que acredita que han dado negativo en una PCR o bien TMA practicada como máximo en las 72 horas precedentes a su llegada a España.

    El requisito de contar con una PCR/TMA negativa se recoge en una de las cuestiones del formulario que todos y cada uno de los pasajeros deben cumplimentar ya antes de entrar en el país.

    Pueden hacerlo por vía telemática, con un código QR que se consigue en la página web www.spth.gob.es o bien por medio de la aplicación Spain Travel Health-SpTH.

    Sanidad Exterior ha recordado que este formulario es una declaración jurada, con valía jurídica, con lo que se apela a la responsabilidad individual de los viajantes en el momento de comunicar su situación epidemiológica. Esta es la doble verificación que se efectúa en el llamado control primario.

    Por otro lado, los pasajeros que presenten síntomas compatibles con la COVID-19 o bien no aporten la documentación sanitaria demandada van a ser derivados a un control secundario, en el que personal médico los someterá a un examen más pormenorizado y donde se les practicará una prueba diagnóstica. Si da negativo, el viajante va a poder proseguir su senda.

    Caso de que el resultado fuera positivo para coronavirus, se activará el protocolo previsto, ordenado por Sanidad Exterior y la Conselleria de Salud, y se procederá a aislar al pasajero.

    2 empresas subcontratadas por Aena efectúan estos controles primario y secundario, bajo supervisión de las autoridades sanitarias. Desde el principio de la pandemia, Sanidad Exterior ha controlado en los aeropuertos de las Islas la llegada de 36.522 pasajeros y de 17.500, en los puertos.

    Desde el momento en que acabó el primer estado de alarma, en el mes de julio, y hasta febrero de 2021, prácticamente 5.000 pasajeros internacionales han sido valorados en el control secundario de Son Sant Joan, cerca de 500, en el de Aeropuerto de Menorca, y unos 760, en el de Ibiza.


    Buscar
    Quizás te interese...