PALMA, 11 Feb.

    La Sindicatura de Cuentas de Baleares (SCIB) ha pedido a la Conselleria de Educación, Universidad y también Investigación que adopte las medidas pertinentes para asegurar la voluntariedad de las aportaciones que los centros concertados piden a las familias, como que se garantice su carácter no rentable cuando deriven de servicios complementarios o bien actividades extraescolares.

    El Consejo de la Sindicatura ha presentado al Parlament el Informe 184/2021 sobre la administración de los conciertos educativos actuales a lo largo del curso escolar 2019-2020, que aprobó el día 10 de febrero de 2021.

    Se trata de un informe de carácter concreto a través de el que la Sindicatura emite unas conclusiones del cumplimiento de legalidad sobre la administración de los conciertos educativos y la gratuidad de la enseñanza en los centros privado-concertados más grandes de Baleares.

    La conclusión general de la SCIB es que, salvo por ciertas restricciones recogidas en el informe, la actividad de la CAIB en materia de conciertos educativos se ha efectuado, en los aspectos más significativos, "conforme a la normativa legal aplicable".

    El organismo ha recomendado no obstante al departamento que dirige Martí March que realice una investigación económico del costo de una plaza escolar de los centros concertados y el análisis de la suficiencia de los módulos de concierto para asegurar la prestación del servicio de educación en condiciones de gratuidad.

    Además de esto, la Sindicatura ha pedido que se instrumenten las actividades de control precisas para asegurar que los centros respetan los principios de gratuidad de la enseñanza y la voluntariedad de las actividades extraescolares y los servicios complementarios.

    En general, la Sindicatura advierte asimismo que la Conselleria de Educación no realiza un "control efectivo" de la justificación de los módulos de otros gastos que han presentado los centros.

    Asimismo en términos globales, el organismo ha detectado que los datos que se solicitan a los centros con relación a los gastos y los ingresos de funcionamiento no son suficientes para conocer los ingresos totales que consiguen de su actividad y el detalle brev de los gastos, de este modo para poder explicar si los módulos son suficientes o bien no para su sostenibilidad.

    Conforme consta en el informe, la mayor parte de los centros escogidos no aporta de forma completa la información de las
    actividades y los servicios complementarios y de las actividades extraescolares.

    La Conselleria, conforme el texto, no ha efectuado, en ningún caso, los requerimientos precisos para ampliar la información de los servicios y las actividades complementarias y extraescolares que los centros presentan de forma incompleta.

    Tampoco ha llevado a cabo actuaciones siguientes en los casos en que las contestaciones de los centros a los requerimientos han sido deficientes.

    La SCIB demanda asimismo a Educación la redacción de una Instrucción que fije que datos se deben incluir en el certificado conforme del Consejo Escolar que aprueba las cuentas o bien alterar el documento actual de ingresos y gastos a fin de que sea homogéneo a todos y cada uno de los centros.

    La SCIB ya efectuó un Informe sobre la administración de los conciertos educativos actuales a lo largo del curso escolar 2010-2011 (Informe 80/2012). Diez años tras esta fiscalización, se ha llevado a cabo una nueva con el objetivo de ahondar en ciertos aspectos que no fueron tratados en el primer Informe y con la intención de revisar si se han atendido las recomendaciones en materia de garantía de la gratuidad de la enseñanza.

    No obstante, se ha constatado que las recomendaciones que se incorporaron al Informe 80/2012 han tenido un seguimiento poquísimo significativo.


    Buscar
    Quizás te interese...