PALMA, 16 Feb.

    El prelados de Mallorca, Sebastià Taltavull, ha firmado un decreto por el que suspende las procesiones de Semana Santa y todos y cada uno de los actos rituales y paralitúrgicos en el exterior de los templos, o sea, "cualquier manifestación de piedad popular a la Cuaresma, Semana Santa y Pascua que tenga sitio fuera de las iglesias", con ocasión del COVID-19.

    De este modo lo ha anunciado el Obispado este martes en un comunicado, en el que señala que cualquier acto a lo largo de la Cuaresma y la Semana Santa va a poder celebrarse solamente dentro de las iglesias, "siempre y en toda circunstancia respetando la normativa sanitaria, los aforos y la distancia personal".

    El decreto se ha firmado una vez consultado el Consejo Episcopal, los arciprestes, el Consejo Consultor de diáconos y laicos y el Secretariado Diocesano de capacitación y acompañamiento de cofradías y obras, "teniendo presente la actual situación y las recomendaciones de las autoridades sanitarias".

    En el texto el prelados remarca que si bien la situación sanitaria va mejorando, la cantidad de contagios diarios prosigue siendo muy elevada y "es preciso continuar haciendo sacrificios individuales y comunitarios".

    El prelados ha pedido "entendimiento y paciencia ahora en el que hay que continuar perseverando en el cumplimiento de las medidas sanitarias". El año pasado asimismo se suspendieron las procesiones y otros actos públicos relacionados con la Semana Santa.


    Buscar
    Quizás te interese...