PALMA, 2 Feb.

    Un joven ha admitido este martes una condena de un par de años de cárcel por clavar una botella rota en el abdomen a un chaval y cortarle la cara a otro, a lo largo de una riña en las fiestas patronales de Sant Lluís, en Menorca.

    La defensa del acusado ha alcanzado un pacto de conformidad en la vista festejada en la Audiencia Provincial, de forma que ha visto sensiblemente rebajadas las penas que se le solicitaban y no ha debido festejarse el juicio.

    El acusado no ingresará en cárcel merced a que se le ha concedido el beneficio de la suspensión de la pena. Asimismo va a deber indemnizar a los perjudicados con 25.000 euros.

    Los hechos tuvieron sitio en el mes de agosto de 2017, en un bar, donde se empezó una riña. El acusado retornó y se abalanzó sobre uno de los jóvenes con una botella de cristal rota en la mano y se la clavó en el abdomen. Seguidamente cortó la mejilla derecha al otro muchacho.


    Buscar
    Quizás te interese...