Los denunciantes aportaron grabaciones en las que los implicados aparentemente reconocen las irregularidades y que se pagaban "sobres" a ciertas personas

    PALMA, 11 Feb.

    Un Juzgado de Palma estudia una demanda contra responsables de la compañía familiar mallorquina Hijos de Ramón Oliver por presuntas facturaciones 'en B' entre los años 2014 y 2018, que alcanzarían cuando menos el millón de euros, conforme han informado a Europa Press fuentes próximas al proceso.

    La demanda fue presentada en el mes de julio por asociados de la compañía, miembros de la familia dueña del conjunto. Este martes, los 3 responsables denunciados, 3 altos cargos de la compañía alimenticia, estaban convocados a declarar como investigados. Todos comparecieron en el Juzgado y prestaron declaración asistidos de un letrado.

    Los denunciantes, que ostentan participaciones en la compañía, acusan a sus familiares de un supuesto delito de administración infiel. Aseguran que esta sociedad lleva años sin declarar a Hacienda la totalidad de sus ingresos, y cifran en un 2 por ciento de la facturación anual la cantidad defraudada.

    Esta cuantificación brota de conversaciones grabadas, que se han aportado al Juzgado, donde 2 de los denunciados aceptan que en la compañía se factura "en negro" entre un 1,5 y un 2 por ciento de todo cuanto se colectaba.

    PAGOS EN "SOBRES"

    Conforme estas conversaciones, ese dinero se usaba, presuntamente, para abonar horas extras de los trabajadores, pluses y "sobres" que recibían ciertas personas. En otra grabación uno de los responsables reconoce, conforme la demanda, que la compañía había seguido facturando en B hasta finales del año 2018.

    Por esta razón, teniendo presente los datos de facturación de los últimos 5 años, los denunciantes estiman que la cantidad defraudada fluctuaría entre 1 millón y 1,4 millones de euros. Sin embargo, advierten de que les consta de que la cantidad defraudada podría ser aun mayor.

    En el escrito entregado en el Juzgado, los denunciantes aseveran que repetidamente han reclamado explicaciones sobre el destino de este dinero, que han intentado en múltiples ocasiones conseguir las cuentas de las compañías que forman el conjunto, y que asimismo trataron de fomentar una auditoría, sin éxito.

    Hijos de Ramón Oliver es una compañía familiar mallorquina con más de un siglo de antigüedad, dedicada a la distribución de comestibles frescos, preparados, azúcar, conservas y harina para panaderías. Consultada por Europa Press, la compañía ha rechazado comentar el tema.


    Buscar
    Quizás te interese...