IBIZA, 22 Feb.

    Un pescador apasionado debió ser salvado por la Policía Local de Santa Eulària tras desplomarse al mar este pasado domingo en la zona de Cala Olivera.

    Conforme ha informado el Municipio en un comunicado, el pescador padeció múltiples lesiones y se hallaba exhausto en el instante de ser percibido por los policías, con lo que un oficial se introdujo en el agua para eludir que la corriente arrastrase al hombre mar adentro.

    La alarma se activó un poco antes de las 10.30 horas, cuando se recibió la llamada de un vecino que explicó que se hallaba pescando al lado de un amigo en una zona de rocas próxima a Cala Olivera. El pescador había resbalado y se había precipitado al mar, produciéndose ciertas lesiones que, así como el oleaje, le impedían regresar a las rocas.

    De forma inmediata se desplazaron hasta el sitio 2 patrullas compuestas por 3 agentes y un oficial que se dividieron para poder hacer una batida por una zona más extensa. Pocos minutos después, una de las unidades percibió a la víctima, un hombre de 45 años que comenzaba a enseñar signos de cansancio.

    Si bien ya se hallaba a pocos metros de la ribera, frente al escaso avance del náufrago hacia la ribera, el oficial decidió introducirse en el agua y lograr al pescador, consiguiendo arrastrarlo hasta la ribera. Más tarde, el 061 se encargó de la víctima que fue trasladada a Cánido Misses para una revisión si bien, supuestamente, tan solo presentaba ciertas heridas y magulladuras de escasa relevancia, como signos leves de hipotermia.


    Buscar
    Quizás te interese...