Apunta que el proyecto urbanístico era "inmaduro": "Comienza en 2006, y estamos en 2021 y no hay ni una excavadora en el solar"

    MADRID, 13 May.

    Uno de los responsables de control interno de la Sareb --la compañía que absorbió los activos tóxicos de las cajas de ahorro--, José Antonio García-Argudo, ha señalado este jueves frente al tribunal que juzga a exdirectivos de Sa Nostra por la operación inmobiliaria de los terrenos de Son Bordoy en Palma de Mallorca, que desde el origen se vivió una situación de "barra libre" de préstamo sobre un proyecto con un plan urbanístico "inmaduro".

    Esta ha sido la sexta sesión de la vista oral que se festeja en la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional contra los directivos de Sa Nostra Pablo Dols, Rafael Oliver y Pere Batle, y el empresario Javier Collado --no se marcha contra el promotor Martín Gual por el hecho de que murió--. A todos el Ministerio Fiscal les imputa un delito continuado de apropiación incorrecta, subsidiario de delito continuado societario, y solicita 4 años de prisión para cada uno de ellos salvo para Collado, para quien interesa un par de años y 6 meses.

    La operación que ha acabado sentándoles en el banquillo data de 2008 cuando la entidad dio el visto bueno a que Martín Gual se quedase con los terrenos de Son Bordoy en Palma de Mallorca, a través de la subrogación de la deuda de esos terrenos, a cambio de que Sa Nostra le adquiriera su parte en 2 sociedades, Sepik y Paine.

    El día de hoy, el encargado de la Sareb, propuesto por esta sociedad que ejercita la acusación particular, ha explicado que aunque la subrogación --pasar una deuda de un deudor a otro-- se genera en 2008, el origen está en 2006, cuando los ejecutivos de Sa Nostra le dan un crédito personal de 30 millones a FBex --precedente sociedad que iba a explotar los terrenos de Son Bordoy--.

    García-Argudo ha puesto el foco en que FBex era por entonces una compañía con deudas con la Hacienda Pública, de ahí que ha indicado que les llama la atención ese crédito, que además de esto deriva en una situación de "barra libre" en la que no pagan intereses y se marcha restructurando el crédito, "no es una operación ortodoxa".

    EL EFECTO BOLA DE NIEVE

    Esto, ha contado a preguntas de la fiscal, generó un "efecto de bola de nieve" que fue medrando hasta el momento en que la deuda queda desfigurada respecto de la garantía inicial, y todo con relación a unos terrenos, los de Son Bordoy, que contaban con una "inmadurez total" en el desarrollo del posible plan urbanístico. "Comienza en 2006, y estamos en 2021 y no hay ni una excavadora en el solar", ha apuntado.

    En verdad, ha enfatizado que hoy ni si desee se cuenta con un proyecto de urbanización terminante, es temporal y ha calculado que se pueden tardar otros 15 años en sacar residencias al mercado en ese solar. "Era un yermo, y cuando llega a --manos de-- Sareb vemos que no hay administración activa y ejecutamos el concurso de acreedores" para la sociedad Haras y Nueva Palmira, las dos del Conjunto Martín Gual.

    Sobre la subrogación cara las sociedades de Martín Gual, García-Argudo ha destacado que les llamó la atención al estudiar el caso que ese conjunto "tampoco tenía capacidad de producir 'cashflow' para abonar intereses", con lo que ha indicado que fue una "mala práctica financiera", razonamiento que va en consonancia con lo sostenido por los peritos del Banco de España y por el de PWC.

    A este punto ha llegado tras hacer un repaso sobre las funciones de la Sareb, sobre qué hallaron al percibir los activos tóxicos de Banco Mare Nostrum (BMN) --banco que adquirió Sa Nostra y que en consecuencia heredó los inconvenientes precedentes de la caja-- y tras apuntar que los créditos relativos a la operativa que se juzga formaban una parte del bulto de activos tóxicos que les llegaron de BMN relativos a lo que se conoce generalmente como la temporada del ladrillazo.

    Además de esto, ha indicado que cuando se traspasan activos a la Sareb se hacen a costo administrativo y no de mercado, aunque entonces en 2015 se valoran nuevamente para saber el coste real. Y ha destacado a preguntas del letrado de Sareb que cuando se ceden esos créditos, BMN --entonces absorbido por Bankia, que ahora es Caixabank-- renuncia a cualquier derecho sobre exactamente los mismos. "Es una cesión total y absoluta", ha añadido.

    CONCURSO DE ACREEDORES

    Con esto, resaltaba que quien debe intentar cobrar la deuda generada por esos créditos vinculados a Son Bordoy es la Sareb con el respaldo del Estado de España, con lo que ha recordado hasta en un par de ocasiones que lo que deje de abonar Haras --sociedad del conjunto Martín Gual que se quedó con esos terrenos-- lo va a pagar la sociedad de España. "Lo que no cobremos de los deudores lo debemos abonar entre todos, cuando cobremos de Haras, lo que dejemos de cobrar se deberá socializar", ha explicado.

    De este modo, ha insistido en que puesto que como Sareb eran acreedores, y pues Haras cuenta hoy con el derecho de construcción en esos terrenos --"tiene la mano en el grifo"--, instaron el concurso de acreedores en esa sociedad teniendo en cuenta que la deuda proseguía incrementando.

    Y ha subrayado que valoran los terrenos en 16 millones atendiendo a lo que piensan que valen, puesto que ha opinado que quien tasa en 80 millones no se ajusta a la realidad del planeamiento urbanístico actual. "Si valiese 80 millones no estaría en Sareb, traiga un comprador que desee eso, (...) la cantidad es tan desfasada que es imposible alcanzarla", ha añadido .

    Aparte del responsable de Sareb, este jueves han declarado por videoconferencia 2 personas que formaron una parte de órganos de resolución de la caja. Una de ellas, que además de esto era directiva de una de las sucursales de Sa Nostra ha señalado que como representante de los trabajadores se posicionaba contra inversiones inmobiliarias que planteaban los directivos pues estimaba que las cajas "no deberían actuar como bancos sino más bien para las familias y las pequeñas empresas", con lo que iba contra estas grandes operaciones de ladrillo.

    Del mismo modo que el resto de testigos ha indicado que en las asambleas les exponían con diapositivas operaciones que se llevaban en el orden del día, mas ha explicado que no conocían si había informes de analistas de peligros que hubiesen desaconsejado anteriormente esos proyectos. Y ha subrayado que, de haberlos conocido, "hubiese alterado el sentido del voto de muchos consejeros".

    DESVÍO DE FONDOS

    Conforme el escrito de acusación de Fiscalía, desde la caja de ahorros el día de hoy ya desaparecida entre 2005 y 2010 se generaron consecutivas operaciones de financiación al Conjunto Martín Gual, que fueron concedidas sin valoración real de los peligros, sin tasaciones actualizadas y sin estudios de aptitud. "El resultado fue el desvío de una parte esencial de los fondos entregados, que quedaron claramente en manos extrañas a la caja de ahorros, como la causación de un perjuicio patrimonial relevante a la entidad", señalaba.

    La acusación mantiene que en 2008 dadas las contrariedades financieras de conjuntos empresariales financiados por Sa Nostra y con el propósito de
    ocultar la situación financiera real que eso producía en la entidad, Batle, Dols y Oliver "se concertaron con Martín Gual a fin de que este se
    colocase en el sitio de las sociedades Conjunto FBex y Conjunto Ibercom, con fuerza endeudadas con Sa Nostra y que en ese instante atravesaban grandes contrariedades financieras".

    "La meta era sostener escondo ante terceros el progresivo deterioro patrimonial de la Caja, y Martín Gual admitió ponerse en la situación de semejantes deudores pues para esto no tendría que aceptar peligro alguno. En su sitio, percibió un esencial beneficio económico", mantenía el Ministerio Fiscal.


    Buscar
    Quizás te interese...